8 may. 2011

Afterlight de Elle Jasper

Este es un libro que me leí hace ya un tiempo, pero que se me pasó el reseñarlo. Me lo compré porque Beleth de Book Eater le hizo una entrevista a la autora e hizo una reseña que puso el libro por las nubes, así que me lo compré. La verdad es que al principio me arrepentí, porque mi inglés no es muy bueno y aquí hay cierta forma de hablar que yo no entendía (supongo que porque son sureños, que en español suele ser igual que los andaluces, vaya), menos mal que con ayuda todo se consigue.

Enjoy!

Sinopsis (traducida por Beleth): 

La tatuadora menos convencional de Savannah, Riley Poe, vive al borde del abismo. Ahora mismo es porque su hermano menor está involucrado en un siniestro culto llevado por vampiros. Su único aliado es el temperamental vampiro Eli Dupre, que se siente atraído por la belleza de Riley y por su extraño y único tipo de sangre. Para salvar a su hermano de la no-muerte, Riley deberá enfrentarse a peligros con los que nunca había soñado, enemigos sedientos de sngre, y a un mal que amenaza con devorarlo todo.

 
Riley, una muchacha de mechas multicolores y con más tatuajes que Bechkam, ha sido una bala perdida en su juventud (sexo, drogas y Rock & Roll se queda corto en ella), aunque después de la muerte de su madre y con ayuda de Preacher y Stelle - que actúan como los "abus de los muchachos"- superó sus adicciones y consiguió enmendarse. Ahora, con veinticinco años, cuida de su hermano pequeño Seth, a la vez que mantiene abierta su tienda de tatuajes, Inksomnia, junto a una especie de gothic-lolita-heavy llamada Nyx.

Un día, Riley persigue a su hermano y su grupo de amigos hasta un cementerio, y allí destrozan una cripta. Tras una buena bronca y algún que otro contratiempo con las puertas y su falda, Riley y Seth vuelven a casa... pero las cosas cambian.

Seth, que hasta ahora era un adolescente dulce y atento, se ha convertido de la noche a la mañana en un joven conflictivo que vive de noche y duerme de día, yendo a locales de mala muerte y teniendo líos con drogas. Riley piensa que son cosas de la edad, pero cuando pilla a Seth volando en sueños literalmente, la cosa cambia, y es cuando entra en acción Preacher y le explica ciertos detalles hasta ahora escondidos por el bien de Riley: Valerian y Victorian Arcos, dos vampiros que creían encerrados, han sido liberados por Seth y sus amigos, convirtiéndose estos a su vez en sus leales vasallos.

Ahora, con ayuda del clan Dupré, una familia de vampiros encargados de salvaguardar la paz en Savannah, Riley tendrá que salvar a su hermano de convertirse en una especie de vampiro esclavo, y no sólo eso... porque para empeorar las cosas -o mejorarlas, según se miren- Riley tiene un tipo de sangre que resulta irresistible para los vampiros... especialmente para el mayor de los hijos Dupré, Eli, cuyo cometido será proteger a Riley de posibles ataques de vampiros. 

Lo que no sabe nuestra tatuadora favorita, es que el peor de todos los peligros es el propio Eli. 


¡Chicos, bienvenidos a Savannah!

Este libro es una mezcla extraña de varios géneros y múltiples culturas. Por un lado, bebe mucho de la literatura juvenil y el urban fantasy, pero también de la más estricta romántica paranormal; mezcla el mito de los vampiros con el vudú, y sin embargo tiene ciertos toques innovadores que no pasan desapercibidos. A botepronto puede parecer un lío, pero es inevitable admitir que la mezcla, aunque extraña, funciona. Y no sólo eso, sino que consigue ampliar el campo del público al que va dirigido, ya que le puede gustar tanto a un adicto de lo juvenil como a la romántica más empedernida.

A pesar de la dificultad que me supuso leerlo en su momento,  Afterlight me enganchó desde el principio, y no solo por la historia, las peleas o la ambientación, sino en gran aprte la culpa la tienen los personajes. Me resultó peculiar que la protagonista fuera una especie de derivación de las gothic lolita mezclada con el más puro heavy metal de mechas extravagantes y decorada con diversos tatuajes. Estamos acostumbrados a muchachas de pelo largo y sonrisa angelical, pero Riley no es así: Ella tiene un pasado oscuro que la persigue, y aunque se ha enmendado y ahora es una "niña buena", físicamente no cumple con el perfil de ésta. Un personaje que es fuerte, pero que hace gala de cierta vulnerabilidad en varios momentos y con algunos secundarios -especialmente Preacher, Nyx y Seth-.

Eli es el típico prota masculino: atractivo, seguro de sí mismo, caliente y que calienta a los demás, para qué engañarnos. Él es un vampiro, el mayor de los hermanos Dupré, el más tranquilo, maduro y posesivo del grupo. Sé que las comparaciones son odiosas pero yo igual lo voy a soltar para quedarme tranquila: Eli me ha recordado un poco a vuestro Dimitri Belikov de Vampire Academy (y digo vuestro, porque yo soy Team Adrian, y no me gusta traicionar XD). No sé si será por la represión que hace de sus sentimientos, o la pasión prohibida que siente por Riley, pero ha habido ocasiones que he tenido una especie de Deja Vú, porque ese acento ruso francés, la tranquilidad y elegancia de la que hace gala, su melenón cabello a juego con sus ojazos... pues eso mismo.  

Respecto a los secundarios... bueno, los hermanos Dupré atraen - que por cierto, esa eterna niña vampiro es muy Claudia ¿no?-, y Nyx me ha parecido simplemente adorable, y espero con ansias que en el segundo libro se explote más a este personaje, porque quiero, deseo, imploro que se líe con uno de los Dupré ipso facto.

Afterlight es ante todo un libro para disfrutar, para acalorarte y reír de vez en cuando. Engancha, a primeras te parece que la historia es trillada -porque yo he leído hasta que la comparan con Crepúsculo, hecho que me parece un sacrilegio en toda regla-, y tal vez es así, pero con los toques de Jasper todo te parece nuevo e inusual, dándole frescura y dinamismo a la trama. No hay mucho misterio, pero sí bastante acción y un alto nivel de testosterona envuelta en metro ochenta de puro magnetismo vampírico que no pasa desapercibido ni para Riley Poe ni para el lector.



Y es que no se puede negar que la relación entre Riley y Eli no quema: ARDE. Picante es poco adjetivo para mencionar el feeling que hay entre estos dos. Hay escenas muy sensuales -que no sexuales- y la autora no solo sabe transmitir el sentimiento, sino que prácticamente te hace vivirlo -con sus inevitables consecuencias-. Había momentos en los que rezaba por cambiarme por Riley, a pesar de lo que la pobre estaba pasando, pero qué mierda, le era compensado en carne, ¡y qué pedazo de carne! Eli Dupré es, literalmente, un peligro cardíaco andante... Ah, eso sí, yo personalmente iría a la tumba con una sonrisa de oreja a oreja.   




Nota:


Sin nada más que añadir, salvo que queda una eternidad para el segundo T_T.

Afterlight se publicó en EEUU en 2010 y de momento, no hay pensamientos de publicarla en castellano, asunto que espero que alguna editorial tenga la amabilidad de enmendar. como ya mencioné, forma parte de una trilogía (Dark Ink Chronicles), a saber. 

1º- Afertlight (2010)
2º- Afterdark (Junio del 2011)
3º- Eventide

Y nada más por mi parte.

¡Nos leemos!

3 comentarios:

Selene dijo...

Estoy de acuerdo con todo pero creo que los capítulos son demasiado largos y eso le quita ritmo al libro.
Igual me voy a leer el siguiente porque me gusto mucho la historia de la autora.

pd tienes razón Eli tiene algo de Dimitri

Shashira dijo...

¿Verdad que sí que tiene algo de Belikov? Uff, yo ya pensaba que estaba medio paranoica ``

Zira_Li dijo...

jhooo por dios me encanto el libro k kiero el segundo pfff ya no se si esta o no en linea pero ps bueno me dejo pikada Gracias por el aporte