14 abr. 2013

Hablemos de... Flores en el Ático de V.C Andrews

Cleo Virginia Andrews es una novelista norteamericana que nació en 1923 y murió allá por los años ochenta. Sus libros se caracterizan por ser bastantes melodramáticos, y combinar las sagas familiares con tintes de terror gótico. A su muerte en 1986, dejó varias sagas inconclusas, encargádose de finalizarlas otro escritor -Andrew Neiderman- bajo el nombre de la propia Andrews.
 
Esta que os traigo hoy, "Flores en el ático", es el primero de los cinco volúmenes de la saga Dollanganger, que vio la luz por primera vez en Estados Unidos en 1979, y generó gran controversia en su publicación por los temas tan espinosos que tocaba.

Sinopsis de Shashira:

Chris, Cathy, Cory y Carrie Dollanganger son cuantro hermanos (estos dos últimos gemelos) cuya vida apacible y feliz se desarrolla sin contratiempos en un pueblo de Pennsylvania junto a sus padres, Christopher y Corrine. Van al colegio, corren, juegan, se pelean y estudian. Sin embargo, las cosas dan un giro de ciento ochenta grados cuando Christopher Dollanganger fallece en un accidente de coche. Corrine se da cuenta, quizá demasiado tarde, que su marido estaba endeudado hasta las cejas. Sin fondos ni trabajo para hacer frente a los pagos, decide escribir a su madre, Olivia, con la que no ha tenido contacto en años, y trasladarse así a la mansión de sus conservadores padres en Charlottesville, Virginia.

Pero las cosas no son tan sencillas.

Cuando Corrine se casó con Christopher lo hizo sin el consentimiento de sus progenitores, ya que Christopher Dollanganger no es otro que el medio hermano del padre de Corrine, y por tanto, su tío. Por ello, los niños son considerados por su religiosa abuela como "hijos del demonio", frutos del incesto.

Sin otra alternativa a la vista, Corrine acepta la única condición de su madre para volver a la mansión Foxworth Hall: Ocultar a los niños al resto del mundo (inclusive el personal del servicio de la casa y su abuelo) en el ático de la mansión, donde vivirán hasta que su abuelo enfermo desde hace años fallezca, y así heredar toda su fortuna y volver a ser la familia unida de antaño.

Encerrados, sin libertad y pese a ello, con esperanza, Chris, Cathy, Cory y Carrie comienzan a ver la vida pasar, año tras año, tras los cristales de las ventanas del ático, donde una cruel Olivia les hace la vida imposible mientras su madre asiste, como una joven y dulce viuda, a cada evento social de la temporada.

 
¿Cómo convertir un ático en un paraíso, como si no fuera una cárcel?


Este libro cayó en mis manos casi por casualidad, y quizá por ello me sorprendió de esa manera en la que lo hacen las novelas de las que no esperas nada, y finalmente acaban por dejarte marcado de por vida.

Flores en el Ático narra las desventuras -porque en ningún momento puede decirse que lo que viven esos niños sea una aventura- de los hermanos Dollanganger a través de los ojos de Cathy, la segunda hija del matrimonio, desde que muere su padre y son cofinados en el ático, hasta tres años más tarde, cuando llega ese maravilloso final que te deja con el alma en los pies y la nariz mocosa de tanto llorar.

La trama es muy triste, sí, pero sobretodo injusta, ya que el pecado -bueno, pecado...- de los padres recae en los hijos, cuya inocencia se ve saqueada tran la revelación del secreto, haciendo de sus vidas alegres un completo infierno. Muchas veces estaba leyendo, y lo único que podía sentir era rabia, tanta rabia por lo que pasan Cathy y sus hermanos que a pesar de estar enganchada al libro, deseaba llegar al final para deshacerme de ese sentimiento de impotencia que te genera la novela. Cuanto más lees, más mentiras hay, más problemas, más tristeza, más desesperanza y crueldad. Andrew crea un panorama tan desolador que asfixia hasta el punto de hacerte creer que eres uno más de los hermanos Dollanganger.





Al cabo de unas semanas más, tanto Cory como Carrie dejaron de pedir que les sacásemos al aire libre. Carrie ya no golpeaba con sus puñitos la puerta de roble, ni Cory trataba de echarla abajo a puntapiés con sus piececitos incapaces de tal hazaña, sin otra cosa que zapatillas flexibles de gimnasia para impedir que sus deditos salieran magullados del intento. Ahora aceptaban dócilmente lo que antes rechazaban: que el «jardín» del ático era el único «aire libre» de que disponían. Y, con el tiempo, por lamentable que fuese, acabaron olvidando que había otro mundo que aquél en el que estaban encerrados.


Aunque evidentemente la avaricia y la falta de libertad son las raíces del problema -no nos vamos a engañar-, el incesto es un tema recurrente, abundando en los personajes en mayor o menor medida. La relación de los padres de Cathy (tío-sobrina), de ésta con su hermano Chris, de él con su propia madre (al que considera su hijo predilecto y al cual adora más allá de lo sano), o de Cathy con su padre (el cual también la considera su hija favorita también). Son relaciones que se asemejan a los mitos de Edipo y Electra, y que en algunos momentos llegas a ver ilógicas, y en otros instantes no ves alternativa a que no suceda porque es lo más normal dentro de la anormalidad. No sé si me
explico.
 
Los personajes están muy bien definidos, y evidentemente su evolución es notable con el paso de las páginas, sobretodo la de Corrine, Cahty y Chris, que son los que más cambian.

Corrine comienza el libro siendo una "mujer florero": Fiel esposa, madre abnegada, cuya vida guira entorno a sus hijos y sobretodo su marido, al que idolatra más allá de lo imaginable. Todo lo que envuelve a Corrine es elegante y bonito, caro y perfecto. Hasta sus hijos son hermosos, todos rubios y de ojos claros. Cuando Corrine regresa a la casa de sus padres, al principio visita a sus hijos con frecuencia, pero con el paso del tiempo, estas visitas se hacen más esporádicas, hasta que llega incluso a estar meses sin preocuparse por ellos. La madre abnegada y esposa fiel pasa a convertirse en un lujoso montruo envuelto en seda y decorado con joyas, cuya preocupación principal es que sus hijos no vean la luz a toda costa. Como ya mencioné, tiene cierto apego a Chris, al que tiene en un pedestal y viceversa. Con el paso de los años, el amor de sus hijos se convierte en un odio acérrimo por la mujer que les privó de libertad y les quitó el derecho a vivir, sin que ello preocupe excesivamente a Corrine.


No hay más odio que el que surge del amor traicionado.


Chris es el hermano mayor. Melancólico, inteligente, y con el deseo de ser médico, a Chris le cuesta ver los fallos en su madre, aunque Cathy haga todo lo posible por abrirle los ojos a la realidad que los rodea. Con el paso de los años y su despertar sexual se sientre atraído hacia su hermana Cathy, a la que considera suya y de la cual se "enamora". Esto es bastante paradójico, ya que la abuela los esconde en el ático y los odia por el incesto de sus padres, y a la vez, fomenta sin querer el incesto entre los hermanos, por muchos castigos y violencia física y psicológica (dejarlos sin comer, cortarles el pelo, palizas, insultos etc) a la que los somete.


¡Tu eres mía, Cathy!¡mía! ¡Y siempre serás mía! 


Cathy es la pragmática de la familia, y a través de ella conocemos las desventuras de los hermanos Dollanganger. Ella se encarga, con nada más que doce años, de cuidar a los pequeños gemelos de la familia (que tienen cinco), ejerciendo de madre y de esposa a la vez para Chris, ya que él se apoya en ella cuando lo embarga la tristeza. La vemos pasar de niña a mujer (porque con ese tipo de vida la adolescencia sobra), las torturas a las que la somete su abuela, su inocencia hecha pedazos, el odio creciente hacia Corrine, su ignorancia en el despertar sexual, y los sentimientos encontrados hacia Chris, el único hombre a su alrededor y al que ama.

Y por último no podemos olvidar a Olivia, la pérfida abuela. Ella es el epítome del convervadurismo religioso. Somete a los niños a una violencia y tortura extrema, (hasta el punto que Chris debe cortarse las venas y dar de beber a sus hermanos para que no mueran de hamber y sed), haciéndolos pagar por el amor a sus ojos inmoral que vivieron sus padres. Es un personaje que odias desde la primera vez que sale, y que sabes que tendrá un papel primordial en la vida de los niños. Los somete, los maltrata, los odia y les hace caer en la baja autoestima, privándolos de una infancia feliz.

Como veis, Flores en el Ático es un libro muy triste, pero a la vez hermoso y recomendable. Lo que sí puedo asegurar, es que es una novela que no dejará indiferente a nadie.

Morboso, casi amoral, violento y en ocasiones sensual. Todo se toca de forma cruda y directa por la autora, con unas frases tan reales y crueles que no puedes evitar odiar al ser humano por ser capaz de hacer algo así. ¿Dónde está el límite de le persona? ¿Hasta qué punto tenemos el derecho de hacer y deshacer a nuestro antojo? ¿Estamos dispuestos a pagar con nuestra libertad?

Nota:




Flores en el Ático se publicó por primera vez en Estados Unidos en 1979, donde años más tarde se hizo una adaptación cinematográfica que es una auténtica mierda y en nada se asemeja al libro -de hecho el incesto ni se toca-. En España su primera edición -si no me equivoco- es del 2006, y su precio es de 17.00 euros. Sus continuaciones son:  Pétalos al viento, Si hubiera espinas, Semillas del Ayer y Jardín Sombrío. El último lo comenzó a escribir Andrews, pero falleció y tuvo que terminarlo Andrew Neiderman, que publicó varias novelas bajo el nombre de C.V Andrews.

Y eso es todo por hoy Frikis.

¡Nos leemos!

13 comentarios:

Athena Rodríguez dijo...

Pufff... No pudiste haberlo descrito mejor. Este es uno de mis libros favoritos, me encanta los personajes y los ambientes oscuros que la escritora fue capaz de crear.

Gracias por compartir tu lectura. Espero pronto seguir con la serie, que me quedé en Pétalos al viento XD

¡Saludos!

Anónimo dijo...

La verdad es que en España se editó mucho antes del 2006, la edición que tengo yo es del 82, con eso te lo digo todo xD

En realidad no me gustan mucho estos libros, pero tienen algo morboso que te obliga a seguir leyendo jaja

Vir dijo...

Ohhh Flores en el ático ♥♥♥ Lo leí siendo adolescente y lo cierto es que me impactó mucho, es bastante duro pero a la vez me encantó y leí todas las continuaciones :D

Un beso!

Shashira dijo...

Athena: La verdad es que es un libro que impresiona por su crudeza, ¿verdad? Yo me quiero leer el resto, pero cuando me haya recuperado del impacto de Flores en el Ático, porque leerlos de seguido estoy segura que causan trauma XD. De momento se quedan en pendientes.

Anónimo: Gracias por la aclaración. A mi me extrañaba que se hubiese publicado tan tarde, pero bueno, cosas más raras se han visto. Y totalmente de acuerdo: Morboso. De hecho, creo que mi único interés por seguir leyéndolos es saber qué ocurre con Cathy y Chris XD.

Vir: ¿No acabaste con un trauma? Espero que al menos tengan un final feliz todos ellos. No sé si es recomendable leer este tipo de libros de tan joven. Con quince o dieciséis vale, pero más pequeña no lo sé... yo a mi hija creo que no la dejaría. Llaménme conservadora.

Anónimo dijo...

Soy el mismo Anónimo de antes, es que me acabo de dar cuenta de que tu avatar es Kenichi Matsuyama, y tenía que decirte que solo por eso seré lectora de tu blog eternamente! xD

Shashira dijo...

Anónimo: Jajajaja una fan por fin! Bueno quién no se ha enamorado de el en Tokio Blues o Gantz? Bienvenido a mi mundo.

Series Anatomy dijo...

Me encantaron los libros ¿Habéis visto la nueva adaptación que se ha hecho del libro, que se estrenó el sábado pasado? No mata, pero hace gracia verla. Aquí os dejo mi review ;)

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/01/tv-movie-time-flores-en-el-atico.html

Saludos!

maria clara calderon olaya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hola, llegue a este blog por casualidad y vi que hablabas de flores en el atico, yo llegue a la saga porque encontre en mi casa, jardin sombrio el ultimo libro de la saga, que si lo miras de una manera objetiva, empiezas a comprender a esa odiosa abuela presentada en los otros cuatro libros, creo que como inicie por ese libro no pude cogerle el odio que se merecia ese sombrio personaje, es sencillamente increible como la autora puede escribir 5 libros tan sumamente tristes, la unica parte bella es el final de semillas del ayer, y aun asi es desgarrador.

Recomiendo la saga en su totalidad me la lei en un mes los 5 libros son fantasticos.

neriana dijo...

Este es mi libro preferido en el mundo. No hay un libro que me afecte tanto como este. Y solo he podido leerlo una vez. Cuando lo leí me consumió emocionalmente. Les cambiará su vida. Cada vez que lo recuerdo, hablo sobre él o veo algo relacionado con el, sufro un dolor emocional y físico en el pecho. No estoy exagerando. Es para que vean la magnitud del desgaste emocional que ese libro me ocasionó. No hay una sola persona a la que se lo haya recomendado y no le gustara. Les cambiará su vida.

Julian Castro dijo...


Siempre y todos los dia son fechas para no pasar por alto, vivamos una epoca de armonia, acompañamineto y detalles, celebra compartiendo y regalando
Arreglos Florales en familia y para todos.

Anónimo dijo...

Hola buenas tardes tengo una duda el papa De la mama de los cuatro hijo estaba enamorado de ella y el papa Delos cuatro hijo estaba enamorado de la hija mayor porque en el momento que el Le da la caja de musica el le dice que es su preferida y la mama los mira con rabia y el papa De la mama le dice tambuen que ella siempre fue su preferida y la abuela tambuen la ve como con celos

Silvia Garisoain dijo...

Así es .. Yo lo leí jovencísima creo q con 14 y tengo 46 ...