9 jul. 2009

Publicar una novela, ¿mito o realidad?



¿Quién no ha soñado nunca con ser escritor?

Casi todo el mundo tiene metas en la vida, y quizás entre ellas sea el de ver en las librerías o por la calle un libro de su propia autoría. Hacer que un libro sea aceptado por las editoriales convencionales no es nada fácil, sobretodo en los tiempos que corren. Otra alternativa viable es presentar el relato a concursos, aunque por lo general no admiten obras originales que ya hayan sido presentadas anteriormente a otros certámenes.

Si en ninguna de las dos ocasiones nuestra novela es escogida, ¿hemos gastado todas las posibilidades?

No. No y mil veces no. Todavía queda una, y es la más fácil de todas: El libro digital. Es una buena vía, y conlleva menos gastos que la de publicar un libro en papel, pues te ahorras el coste de los intermediarios y llega a todo los escritores, ya sean reconocidos o noveles, y casi siempre al resto del mundo.

Para llevar a cabo un libro digital con éxito, primero hay que usar el programa adecuado de escritura. Hay muchos programas gratuitos circulando por la red, y podéis elegir entre ellos, aunque el más famoso quizá sea el PDF, y el que visualmente llama más la atención. No olvidéis que cuando decidís hacer público un escrito, lo van a leer un número indefinido de personas -generalmente anónimas- así que es recomendable repasar los signos de puntuación, faltas ortográficas, guiones adecuados, signos de exclamación e interrogación al principio y al final de las frases etc. También es conveniente hacer un buen resumen de la novela, vamos, una sinopsis que atrape al lector de tal modo que desee tener la obra. No olvidéis que las letras tienes que ser legibles, nada con demasiada floritura que dificulte su legibilidad.

Lo segundo, es editar la portada. Cuando no sabes de qué va el libro, la portada puede ser un buen señuelo para captar adeptos. Por ello, es bueno que sea vistosa, y cuanto más original mejor, ya que así se siente curiosidad, se ojea la sinopsis y ya al menos siembras la semillita.

El libro electrónico puede comercializarse con éxito en la red, y aparte, puedes inscribirlo en diferentes edtoriales virtuales. En la web de dichas editoriales puedes adquirir un ejemplar impreso, o si quieres algo más asequible, descargar el libro desde un enlace a un módico precio. Además, puedes aumentar su fama creando un sitio web, ya sabéis, para que la gente tenga información suficiente que haga nacer el gusanillo de la curiosidad.

Un ejemplo claro es el blog de Submundo. Dawn, la autora, hizo un blog especializado para la historia, con dibujos, reseñas, fotos de personajes etc. Consiguió un número de visitas y ahora la chica vende la saga como rosquillas.

Para saber con certeza qué editorial os conviene más lo mejor es comparar precios, ventajas, inconvenientes, número de copias... antes de lanzaros hacia la primera editorial que veáis. Tenedlo en cuenta.

Aquí os dejo algunas de ellas: Lulu, Bubok, Libros en red, Publidisa.

Cuando os hayáis registrado y subido el archivo, ya sabéis que lo mejor es revisar el borrador, hacer miles de pruebas, tanto con la portada como con el texto y demás -márgenes, errores ortográficos, formato, número de copias- porque, aunque en un principio puede parecerte bien, siempre hay que tener en cuenta diversas opciones antes de escoger.

Si vais a publicar en una editorial de red, ellos mismos se encargan del depósito legal, así que ni por eso os debéis preocupar: Todos son facilidades.

Para sacarle rentabilidad a tu libro, es mejor contar con un ISBN.

Según la página oficial http://www.isbn-international.org/, define el IBS, y cito textualmente como:

El ISBN (International Standard Book Number) o Número Normalizado Internacional para Libros es un número de identificación legible electrónicamente que reconoce a todos los libros sin que haya lugar a que se produzcan errores. El número se define por el estándar ISO (International Standard Organization) 2108. El ISBN está en uso desde hace más de 35 años y ha revolucionado el comercio editorial. 170 países y territorios son miembros oficiales del sistema ISBN. El ISBN acompaña a una publicación desde de su producción.

A partir del 1 de enero del 2007, las agencias nacionales del ISBN asignarán, exclusivamente, ISBN de 13 dígitos, compuestos por los siguientes elementos:

Prefijo
Identificador de grupo de registro
Identificador de registrador / editor
Identificador de publicación
Dígito de comprobación


Y creo que ya no tengo nada más que explicar. Si me he equivocado en algo, ya me lo hacéis saber dejándome una nota en el box del blog. Espero que os animéis a publicar una de vuestras historias ^^.

Los datos que aparecen en el blog han sido extraídos de varias páginas, a saber:

http://www.myebookdesign.com

http://www.blogoff.es

http://www.isbn-international.org

La imagen, extraída de google, como es habitual.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me encantó este post, Ale. Sumamente informativo, sobre todo para personas como yo que hasta este momento no teníamos ni idea de lo que era el ISBN xD Reitero: muy buen post, felicitaciones! Espero ansiosa la siguiente entrada :)