15 nov. 2009

Personajes clichés en la Literatura Juvenil


Buscando por la red, -ya sabéis, de esos días que no se tiene nada que hacer- encontré un artículo de La Voz Digital de Cádiz bastante interesante, en el que se criticaba que en la actualidad los éxitos de la Literatura Juvenil -y se ponían ejemplos tales como Harry Potter, Crepúsculo y El Legado(Eragon)- son obras anteriormente escritas, y que juegan con los clichés que ya causaron cierto éxito entre el público. Para ver el artículo en cuestión pincha aquí.

Para qué mentirnos, lleva toda la razón. No estamos hablando quizá de la trama de una novela específica, pero sí de ciertos hechos, personajes, costumbres o pasados que nos hace rememorar la palabra "reciclaje". Y es que no hay mejor opción al éxito que la que ya se sabe que ha funcionado antaño.

Ahora, voy a poner algunos clichés que yo creo que existen, han existido y existirán de por vida. Ojo, que yo los exponga no significa que no me gusten algunos, o todos los libros o clichés, esto es simplemente un hecho constatado, literariamente hablando. Aviso de que pondré cierto ejemplos de novelas, sagas etc, así que si eres una de esas personas fanáticas, mejor que dejes de leer.

¿Ya?

Bien, ahora para los que han decidido continuar con la lectura de esta entrada extraña, aquí van los clichés que yo -y repito: YO- he leído no una vez, sino varias de miles de veces.

- El Viejo: No hay adolescente que llegue a ser coherente si no tiene un viejo sabihondo a su lado. Por supuesto, no es cualquier anciano que tú puedas ver por la calle, no. Este tiene que ser colosalmente mágico, tremendamente sabio, y de edad indefinida. Si a eso le añadimos unas frases míticas, el cliché de "El Viejo" está servido. ¿Qué pasó con las horas al sol en la plaza dando de comer a las palomas? ¡Olvídalo! Ahora a los mayores le van el morbo de la acción: En la jubilación, evolucionas a Indiana Jones. Claros clichés de "viejos" en la literatura: Gandalf(El señor de los Anillos), Dumbledore(Harry Potter), Abuela Redbird (Casa de la Noche), Jotapé (Dos Velas para el Diablo).

- El Huérfano: Da igual si es secundario, protagonista o de pasada. En todo libro que se precie hay alguien que es huérfano, da pena, y es muy infeliz en su interior. Preferiblemente, los autores usan accidentes que luego no lo son, o asesinatos que no se pueden resolver... o matan sólo al padre o a la madre, que también se da. Claros casos de huérfanos de la literatura: Harry Potter(Harry Potter), Lissa Dragomir (Vampire Academy), Ever (Evermore), Elena Gilbert (Crónicas Vampiricas) Ponyboy Curtis(Rebeldes), Gemma (Academia Spence)y un largo etcétera.

- El Marginado: Puede ser uno, dos o varios personajes, el caso es que la mayoría de éxitos en la literatura juvenil tiene un marginado. Dentro de éste grupo podemos clasificar a los góticos, emos, empollón, tonto etc etc. El marginado tiene dos posiciones contrapuestas:

a) Existe el que lo es pero intenta no serlo, así que se esfuerza por parecer guay pero nunca o pocas veces lo consigue. En este campo podemos meter a Cara (Teen Idol) Stephanie (Cómo ser popular), Natalie (Vampire Academy), Neville Longbottom (Harry Potter), Charlotte (Ghostgirl).

b) El que es un marginado y critica a los que no lo son. Porque, y aquí doy mi opinión, ser diferente no significa desear ser marginado. En este campo entran Rainye Macdonald (Stake That)o la prota de Vampire Kisses que nunca me acuerdo de su nombre... ¿Raven? Creo que si, Eve (Vampiros de Morganville), Scarlet (Ghostgirl).

- El Buenorro: Evidentemente, un libro juvenil no sería juvenil si no hubiera un tío altísimo, guapísimo, fortísimo y pudiera adjudicársele todo adjetivo que acabe en -ísimo. Los hay rubios, morenos, pelirrojos, castaños, de cortes diferentes, aunque últimamente se lleva eso de la melena o peinado desenfadado-pero-tardo-dos-horas-en-arreglarme. Bien, el buenorro suele ser popular entre las chicas aunque no se de cuenta, y simpático AUNQUE NO SE DE CUENTA, misterioso porque le da la gana, deslenguado para ocultar sus cosas malas, un tanto diablillo, tolerante... vamos, que sólo le hace falta un cartel que diga "Cómeme" para lanzarnos como hienas a sus pies. Los buenorros generalmente son malos (ya puse mi clasificación sobre la tipología de malvados, así que no voy a repetirme)y muy, muy, MUY rebeldes.

Los más sonados en la literatura juvenil son: Jace Wayland (Cazadores de Sombras), Lucas (Medianoche), Stefan Salvatore (Crónicas Vampiricas), Edward Cullen (Crepúsculo), Dimitri Belikov (Vampire Academy), Damon (Evermore), Erik (La Casa de la Noche, Shane (Vampiros de Morganville), Kirtash y Jack (Memorias de Idhún), Angelo (Dos Velas para el Diablo, Patch Cipriano (Hush Hush)) y una lista interminable con la que podría llevarme horas y horas.

- La Popular: La zorra, no hay más que hablar. Esa niña perfecta a las que todos admiran y el marginado teme, la que es mala, egoísta y nacisista por naturaleza, la que escupe veneno como rascacielos a la cara. Esa que no va a salvar el mundo a no ser que con ello saque algo a cambio, como no partirse una uña. La popular, ese especimen que jamás pasará de moda porque es tan real como la vida misma. Populares en la literatura: Petula (Ghostgirl), Caroline (Crónicas Vampíricas), Afrodita (Casa de la Noche), Mónica (Vampiros de Morganville), Blair Waldorf (Gossip Girl), Marcie Miller (Hush Hush), Felicity (Academia Spence).

- El Gay: No es tan cliché como los anteriores, pero últimamente se está utilizando muchísimo. Los gays más famosos son Alec (Cazadores de Sombras) y el amigo de Zoey Redbird, ¿como era? ¿Damian? (Casa de la Noche)

- La Mary Sue: Esa, por lo general, suele ser la propia protagonista de la historia y el topicazo universal. La Mary Sue, aquella prota que es guapa pero lo sabe medio mundo salvo ella, la que es buena con todo el mundo desinteresadamente, aquella que se queda con el buenorro, esa que todo lo hace bien aunque no se de cuenta, y todos los chicos andan medio enamorados de ella aunque no se de cuenta... y todo lo que podáis imaginar que lleve el latiguillo de "aunque no se de cuenta" detrás. Mary Sues varias: Clary Fray (Cazadores de Sombras), Bella Swan (Crepúsculo), Bianca (Medianoche), Elena Gilbert (Crónicas Vampíricas), Zoey Redbird (Casa de la Noche), Gemma Doyle (Academia Spence), Lissa Dragomir aunque no sea la prota (Vampire Academy) etc etc

Y por hoy he terminado. En otra entrada que haré en unos días, colgaré los clichés en las tramas de la Literatura Juvenil.

Y ahora mi opinión sobre todo este asunto de los clichés: Sí, los hay, pero no sólo en la literatura juvenil, sino en un sentido universal dentro de la literatura. Hay pocas cosas que no estén escritas ya en papel. Por ello, mi opción es que aunque haya muchos topicazos, no hay nada como que una historia te enganche, enamore y traslade a un mundo paralelo donde soñar es disfrutar plenamente a través de cientos de páginas aunque esté plagadas de buenorros, viejos, gays, Mary Sues, populares y demás. Mientras a ti te guste, el resto importa una soberana mierda.

¡Nos Leemos!

6 comentarios:

MelanieCB* dijo...

interesante tu entrada
jaja ^^

rocio 77 dijo...

ajajajaja eso último me parece perfecto, si nos gusta, el resto importa una soberana mierda jajaja..pero esta bueno buscar esos patrones, además no solo en la literatura se usan...hasta en cada novela de la televisión se utiliza, hasta en los culebrones tenemos a las marie sue xDD

aii me encanta leer estas cosas, gracias shashi por subirlas ^^ jaja

Besitos

oly dijo...

jajaj muy bueno =D tienes toda la razon... y aun asi quiero un buenorro para mi :P

barnsdale11 dijo...

Clavados todos, oye. Desesperante. Me desesperan sobre todo las Mary Sues de la vida. Los buenorros llegan a cansarme (lo sé: soy rara). Los huérfanos... por Dios, en TODOS los libros hay uno (generalmente lo es el prota!! o si no es que sus papis están divorciados!!!!), que se merecen un libro aparte. Y lo de los Viejos, en fin... ya sabes tú que el mago Merlín también tenía el poder de la reencarnaión infinita (¿o era el de la inmortalidad? ya no me acuerdo...)

Shashira dijo...

Melanie CB*: El problema principal es que yo creo que aparte de interesante, es la verdad. Yo sé que a veces las verdades duelen, pero hay que sacarlas a la luz de vez en cuando ¿no? XD Me alegro de que me leas.

Rocio77: Yo creo que no es que busquemos esos patrones, es que estamos tan acostumbrados a ellos que ya nos parecen lógicos. Yo no estoy en contra de ninguno de los patrones porque, vamos a ver, sería una hipócrita si dijera que no he seguido a uno u otro -especialmente a los buenorros- pero creo que debemos plicar un poco más de imaginación al asunto, al más de vida, no hacerlo siempre monotemático, cuadriculado. Lo bueno el resaltar sobre los demás y eso últimamente no loe stoy viendo.

Oly: Yo qué voy a decirte hija, si estoy loca por uno jajaja

Barnsdale11: Pues creo que en el caso de Merlín era la inmortalidad. Perod ejando eso aparte, tienes toda la razón, no hay libro que no tenga un huérfano. A mí lso buenorros mira, no llegan a cansarme siempre que tengan algo de carisma, pero últimamente son pocos los que me llegan... y no, créeme, no eres para nada rara, simplemente consecuente con tus ideas.

M. Dvorak dijo...

Tiene toda la razón. Es triste admitirlo, pero la mayoría de los personajes que le gustan a la gente son esa clase de clichés.

En Mary Sue yo añado:
-Tiene cuatro o más nombres y apellidos. A ser posible, cada uno más largo e impronunciable que el anterior. Ah, y Harry Potter es un Stu.

-El buenorro normalmente más que malo es gamberro (el típico que se mete en peleas con Su banda pero luego se acobarda cuando está sólo ante alguien más fuerte/mejor armado) y luego siempre resulta que lo es para ocultar que por dentro está lleno de dolor. Y añado que normalmente es inmensamente rico, eso cuando no tiene la tarjeta centurion.