1 dic. 2009

Broken Soup de Jenny Valentine

¡Hola! Hoy soy yo la que escribo, -bueno, al menos lo intento- porque me han dado un poco de tregua en mi confinamiento y van a dejarme conectarme cada dos días, así que aprovecharé el máximo para escribir los fics y también las próximas reseñas. Agradezco las palabras de apoyo que he recibido de todos vosotros y sobretodo vuestra paciencia y comprensión. Especialmente gracias a Carol, que ella se ha encargado de poner el aviso en los foros que publico fics y en Mi Friki Mundo 2.0 para avisar a los chicos.

En fin, y ahora tras la charla, ¡al lío!

Sinopsis extraída de mibibliotecasecreta.blogspot.com:

Alguien empujó el negativo de una foto a las manos de Rowan. Pero ella estaba distraída, francamente, ella tenía problemas más serios por los cuales preocuparse. Su hermano murió. Su padre se fue. Su madre ya no se levanta de la cama. Y tiene que cuidar a su hermana menor. Y mantenerlos juntos. Pero Rowan siente curiosidad por aquel chico y la foto en negativo.

¿Quién es él? y ¿Por qué le dio a ella aquella foto? El misterio solo se profundiza cuando la foto es revelada y aparece en ella algo inimaginable.


El día que Jack, su hermano mayor, murió en un terrible accidente fortuito la familia de Rowan dejó de existir como tal. Sus padres están separados, y mientras su madre yace en un sofá ajena al mundo y con un bote de pastillas de cada mano que le hunden aún más en la depresión, Rowan debe ocuparse de la casa, los estudios y su hermana pequeña, Stroma, de apenas seis años. Si a eso le sumamos una figura paterna casi inexistente y al cual se le ocultan los problemas de la madre de Rowan, queda claro quién es el sostén familiar.

Sin embargo, su vida da un vuelco el día que en el supermercado entra un chico guapo y le entrega un negativo que dice habérsele caído de su bolso. Evidentemente, nuestra Rowan se queda prendada de Harper -o lo que es lo mismo, el muchacho misterioso-, y también algo sorprendida porque asegura una y mil veces que ese negativo no le pertenece a pesar de habérselo quedado. Y gracias a este incidente también entra en escena Bee, una nueva alumna del instituto que presenció la escena de Rowan en el supermercado. Bee tiene nociones de fotografía, y se ofrece amablemente a revelar en su casa aquel negativo misterioso.

La fotografía traerá consigo unos hechos entrelazados que le hará descubrir a Rowan la verdadera vida de su hermano, el amor a través de Harper, y los claroscuros del pasado de Bee.

Este libro es un dramón de principio a fin. Cuanto más avanzas, más ganas tienes de aque algo bueno le suceda a Rowan y su familia, pero la chica es que no levanta cabeza ni con Harper a su lado. Las coincidencias realistas -guardando las distancias, obviamente- con la que se conocen el trío protagonista me han gustado mucho. El destino hace que Bee, Rowan y Harper coincidan en el escenario del supermercado, sellando así sus vidas para siempre, ya que nada será igual después de ese encuentro. Además, con cada página la escritora te mete en el papel de Rowan, así como la inocencia de Stroma. Incluso llega lejos y puedes hasta sentir el sufrimmiento de la madre, esa mujer que ha perdido un hijo y no puede salir de agujero negro en el que entró cuando falleció Jack.

Por otro lado amo literalmente a la hermana de Rowan. Stroma es tierna, sincera, y sobretodo te suelta algunos puntos filosóficos que te dejan con la boca abierta. Una de mis partes favoritas es cuando Rowan descubre que le deja cartas a su hermano en el cuarto de Jack, escondidas bajo la cama, ya que Stroma piensa que es como un portal al más allá y que le harán llegar las misivas.

Rowan, el personaje principal, es muy madura. Tiene quince años, pero lleva haciéndose cargo de la casa, su madre y hermana desde que su padre se marchó doce meses atrás. Eso hizo que cambiaran sus principios. Mientras que sus amigos iban al cine o a la bolera, Rowan debía quedarse en casa cuidando de su madre y Stroma y pensando en cómo demonios llenar una nevera para alimentar a tres personas. Hay que fijarse que la vida de Rowan es lo que muchas niñas viven en todo el mundo. Aprecio que aunque el libro es un drama, nunca encontrarás una página donde Rowan se lamente, lo que deja de un lado el rol de victimista que muchos autores deberían olvidar. Ella sólo apechuga con lo que hay, como si fuera lo más lógico del mundo que una quinceañera llevase a sus espaldas todo lo que ella lleva. Un punto bueno del libro es cómo te relata los momentos con su hermano antes de morir, lo bien que se llevaban a pesar de todo. Curioso algunos sentimientos contrapuestos de Rowwan hacia Jack, ya que algunas veces lo odia por haber destruido su familia con su muerte y siempre lo extraña, pues era la alegría de la casa.

Los otros dos personajes, Bee y Harper, yo no les encuentro el punto. Ni me entusiasmaron ni me dejaron de gustar, es más bien una indiferencia total. Y eso que el personaje de Harper, con su vida nómada, sus andares hippies y esa ambulancia que usa de camioneta para viajar or el mundo me parece del todo atractivo, pero creo que la escritora no le saca mucho partido.

Bee por otro lado está pero no está. Es un personaje que oculta mucho, y cuando Rowan descubre algunos de sus secretos ella responde en plan: Oh, si, es cierto. Luego suelta una parrafada de lo que sucedió en verdad y se acabó. ¿Si vas a soltarlo tan fácilmente porqué diablos no lo dijo desde el principio? Bueno, porque le quitaría interés a la trama, pero vamos, que no me convence.

Y el peor punto del libro, y un gran fallo para mí, es el modo que está redactado. Mira que la historia es bonita, pero creo que pierde puntos a la hora de plasmarla. Os voy a oner un ejemplo de la redacción -está escrito en primera persona y no es un trozo del libro, que conste-:

Le pregunté a Bee si podía quedarse con Stroma mientras yo iba al cine. Bee dijo que sí y entonces yo le respondí que vale. Harper me preguntó donde íbamos y y le dije que era un secreto.

- También puedo sorprenderte.

Harper sólo se rió y dijo que estaba bien.


Yo dije, ella dijo, nosotros dijimos. Uff, que dé hasta la coronilla de tanto dimes y diretes.

En definitiva, si buscas un libro rápido de leer, amor, un toque de misterio, dramatismo y realidad, leerlo. Si lo que quieres es una novela que esté redactada en condiciones y mantenga su equilibrio fondo-forma... olvídate.

Broken Soup está a la venta en inglés, ya que aún ninguna editorial se ha interesado en traducirlo al castellano. De todos modos, en Almacén de Libros puedes hacerte con la novela a un precio muy bueno: 3.50 dólares -su precio es de unos diecisiete dólares- y si te lo compras con otro ejemplar, los gastos de envío te salen por nada.

Y nada más por mi parte, nos vemos en dos o tres días con otra nueva reseña.

¡Nos leemos!

4 comentarios:

barnsdale11 dijo...

Pues hola de nuevo!! :) Cada dos días es mejor que nada, así que seguiré leyéndote ^_^

No sé, no sé, no me convence este libro ¬¬ Había leído sobre él hacía tiempo, pero me había dejado más bien fría. Y ahora igual. Creo que tengo demasiadas cosas pendientes como para ponerme a leer un dramón cenizo xDD

MEL*//CB dijo...

se ve interesante..
gracias ;)


Besos*


P.d: Recuperate <3

Shashira dijo...

Barnsdale11 si no te gustan este tipo de temas, mejor que no lo leas.

Mel*//CB: De nada, a ver si lo disfrutas igual que yo ^^

Kay dijo...

Gracias por la reseña, casi lo descargo por lo que veo me hubiese decepcionado, te agradezco.