8 abr. 2010

Taibhse de Carolina Lozano

Antes de comenzar la reseña quisiera agradecer nuevamente a la editorial Edebé por otorgarme el privilegio de leer este libro enviándomelo a casa. De su autora, Carolina Lozano, que ya que estamos es española, me había leído Diabólica, pero debo de admitir que este me ha gustado mucho más.
Sinopsis:

En escocia abundan los fantasmas y muchos escoceses
creen en su existencia. Para Lia, una joven de Barcelona que estudi en el
colegio Royal Dunedin de Edimburgo, estas tradiciones sólo forman parte de la
leyenda urbana de la ciudad, pero un día conoce a Álastair, de quien se enamora,
y con él descubrirá la otra cara de la ciudad, llena de muerte y de vida, de luz
y oscuridad.


Porque no todos están tan vivos como parecen.


Liadan es una chica española de diecisiete años que estudia y vive en Edimburgo junto a su tío, director del prestigioso instituto Royal Dunedin, y que se ocupa de ella a raíz de la muerte de sus padres en un accidente de avioneta. El carácter tímido, introvertido y solitario de Liadan, así como su afán por ayudar, hace que ésta le eche una mano a su tío ocupándose de la biblioteca del instituto por las tardes después de las clases. Un día cualquiera, estando Lia a punto de cerrar se topa inesperadamente con Álastair, un pelirrojo guapetón, de ojazos verdes, que hasta entonces ella nunca se había encontrado a pesar de ser el único que parece utilizar las tardes para leer. A partir de ese encuentro, Álar y Lia irán forjando una amistad que, poco a poco, irá desembocando en algo más tierno, importante y profundo que una simple amistad. Claro que nuestro pelirrojo Álar esconde secretos que tal vez den al traste con la pareja, sobretodo si eres capaz de traspasar paredes sin inmutarte, ¿verdad?.

¿Habéis visto alguna vez la serie Entre Fantasmas, protagonizada por Jennifer Love Hewitt? ¿Y la famosísima e inolvidable película El Sexto Sentido? Pues para hacer el cóctel que nos ofrece Carolina Lozano hay que coger los siguientes ingredientes: El carácter de Melinda Gordon, un tanto de dramatismo a lo Haley Joel Osment, añádele dos litros de amor, un escenario tan mágico, mítico y romántico como la Escocia de Braveheart, tacha un Edward-Bella y/o amor crepusculiano de tu lista mental y... ¡habemus Taibhse! Fueron exactamente veintiocho horas las que tardé en fundírmelo cual bombillita. Pero lo mejor de todo fueron las sensaciones creadas con cada una de sus trescientas ocho páginas: suspiros, sudores, escalofríos y sobretodo amorrrrrrrrrrrrrr con muchas, muchas erres, como les gustan a las pastelosas. Te metes tanto en la trama, en la historia, que llegas a olvidarte completamente de tu existencia: No comes, no duermes, te chutas café y coca-cola en vena con la esperanza de que la cafeína no te haga subirte por las paredes más de lo que ya te subes de por sí mientras te da tregua para continuar leyendo; y cuánto más avanzas, más temes por la integridad de la pareja protagonista, de la tuya propia y hasta de la de Carolina Lozano si es que no llega a darle un desenlace como Dios manda la novela. Pero que no os de un yuyu, que Taibhse y su autora estuvieron a la altura de las expectativas.


Empecemos dejando claro que Taibhse es una novela cuya trama se centra en los fantasmas -por si acaso los despistados-, de ahí las alusiones a la serie y película anteriores. Liadan, la protagonista, es una especie de Mediadora, una chica que ve apariciones pero que no sabe que lo son. La pobre mía como que vive en la inopia respecto a su don. De hecho, lo ignora hasta tal punto que saluda a un perro que lleva en Espiritulandia doscientos años por lo menos. Y claro, este problema es fastidioso, porque si desconoces Espiritulandia y sus Espiritu-habitantes, no puedes diferenciar lo que puede traspasar paredes o darse una hostia de cuidado si lo intenta. Por ejemplo, ¿cómo saber si tu amigo-con-muchas-posibilidades-de-ser-algo-más está muerto o vivo si para ti es prácticamente indiferenciable? ¿y si lo descubres de la peor de las maneras?
Sin embargo, y dejando a un lado el toque humorístico, me impresionó positivamente la forma en la que Carolina Lozano toca el tema de los fantasmas. Por lo general estoy acostumbrada a encontrarme algo más estilo Melinda Gordon, ya sabéis: "debes cruzar al otro lado". Pero aquí los fantasmas no son así. Los taibhse -recordemos que en gaélico significa aparición- son seres anclados a un lugar importante para ellos a nivel personal, ya sea porque murieron cerca o por algo más sentimental, y de ahí no pueden salir. Es el caso de Álar, que vive en la fortificación que es hoy el instituto Royal Dunedin porque él murió cerca, o Caitlin, una quinceañera que vive en el lago y no puede abandonarlo. No hay que olvidar tampoco que Lozano da forma a unos fantasmas que no son seres malvados, pero sí egoístas, lo que los hace más reales si cabe. Las apariciones de Taibhse son fantasmas solitarios, que no pueden comunicarse generalmente con nadie hasta el día de Todos los Santos -únicas horas en los que los fantasmas vagan libremente por la ciudad- y cuando tienen oportunidad hacen cosas un tanto... drásticas. A través de Álar conoces diferentes tipos de fantasmas, y recorres un camino que va desde el egoísmo desmesurado -como intentar matar al ser amado- hasta el capricho más tonto, pasando por el amor imposible.


Debo decir que el personaje de Álar va a pasar a la posteridad para mí como el protagonista más ñoño que me ha gustado jamás. Para aquel quién haya leído Crepúsculo sí, puede que en cierto momento -ojo, ciertos momentos- nos recuerde a ese petardo de Cullen, pero ¡no! Álar es mejor y, gracias a los dioses, no es de la clase chico-malo-luego es-bueno. Álastair es simplemente un antiguo guerrero celta que murió allá por el tiempo de William Wallace y que desea con toda su alma proteger a Liadan, dejar a Liadan, y quedarse con Liadan -todo a partes giaules-. Álar tiene un carácter un tanto, no sé, podría decirse que bipolar, o volátil. En un principio cree que su obsesión por Liadan viene a partir del don ignorado de ésta, vamos, un mero capricho; luego, poco a poco, se da cuenta de que lo suyo con Lia va más allá, llegando incluso a querer protegerla y a la vez matarla para que permaneza a su lado eternamente. Álar es un personaje lleno de dudas, remordimientos, y sobretodo claroscuros, que no sabes un día por dónde te va a salir. Supongo que son cosas de Espiritulandia.



Caitlin me mira a través de los cabellos siempre
húmedos.


- Álastair... - me dice en tono ominosos- Te has
encaprichado -sentencia.


-Supongo que sí -reconozco, porque he visto la
obsesión de otros de los míos y sé que es lo que tengo yo: Obsesón por Liadan -
Pero hacía mucho tiempo que no hablaba con uno de ellos, Caitlin. Tengo
curiosidad, y tienes que estar de acuerdo conmigo en que difícilmente tendré
otra oportunidad como ésta.



Liadan es diferente: Callada, reservada, adicta a la lectura y rara por naturaleza. Tiende a ser racional con todo lo que le rodea, y por ellole cuesta creer en un principio que existan realmente los espíritus, y luego que el amor de su vida sea uno de ellos, por no hablar del hechod e que puede verlos. No es un personaje que me guste especialmente, pero a su favor diré que lo que puede llegar a flojear en el personaje se cubre por otro lado, generalmente con las escenas con Álar y esos estupendos Espíritu-habitantes que los acompañan en la aventura.

Pero Taibhse es más que una historia de fantasmas, y todo ello es en parte gracias al lugar escogido por la autora para la trama. Escocia siempre ha sido tierra de leyendas -vamos, ¿quién no ha oído hablar del Lago Ness?- y Carolina Lozano utiliza dicha "magia" a su favor, creando una historia de amor dónde el paisaje no es simple adorno, sino que es uno de los verdaderos protagonistas de la historia, siendo incluso indispensable para dar ese toque tétrico y de suspense que tanto abunda en cada capítulo. El escenario escogido para la trama, así como las referencias al folklore y mitología escoceses del que hace gala Carolina Lozano, hace que en ciertos momentos se te hiele incluso la sangre. Es más, llego a creer que si no hubiese centrado la trama en Edimburgo, no tendría ese efecto escalofriante en el lector.

Por otro lado, me agradó muchísmo el tiempo, líneas y elegancia con la que Lozano relata cada sensación, pensamiento y situación que viven los protagonistas. Siempre en primera persona, tiempo presente y con puntos de vistas alternativos -un capítulo para Liadan, otro para Álar y a partir del diecinueve intercala hasta puntos de vistas de secundarios-, lo que disfrutas porque sabes que no te estás perdiendo nada, sino que obtienes lo mejor tanto de uno como de otro, llegando incluso a conocer a ambos bandos a partes iguales. Ah sí, no me puedo olvidar: Mención especial a esos secundarios que en Taibhse son simplemente mágicos. Salvo algún que otro desfase en el desenlace, los secundarios están muy trabajados, no quedan excluidos en ningún momento y, aunque la historia se centran en Liadan y Álar, los personajes que les rodean tienen sus propias historias que te harán desear saber más de ellos. Personalmente Caitlin me enamoró, es simple y llanamente maravillosa, y yo pido a gritos una secuela de Taibhse centrada en este personaje.

Me asombra como he podido comportarme como una
institutriz con ella, cómo le he explicado cosas que antes ni siquiera se me
habrían pasado por la cabeza. El guía es Álastair, siempre ha sido él, y yo sólo
era la doncella asustada. Pero por una vez, había alguien más asustado que yo. Y
me he sentido fuerte y experimentada. Ha sido una gran
sensación.


¿Fallos? Solamente uno: El desenlace. Como final me gusta, pero creo que quizá lo que ocurre con la trama es que se centra mucho en la historia de amor, y luego en las últimas cincuenta páginas te meten al malo y toda la acción de la que careció con anterioridad la historia, y eso aunque aquí es justificado nunca me ha hecho especial gracia. Sin embargo, debo admitir que al encajar tan bien dentro del entramado lo puedes pasar por alto.


Nota:


Lo que significa solo una cosa: Léetelo. Tiene amor, acción, una ciudad de ensueño y sobretodo una visión de los fantasmas tan atípica que te hará ver ese mundo con más realismo.

Y ahora los datos técnicos. Taibhse salió a la venta de la mano de la editorial Edebé hace escasamente tres semanas -concretamente el quince de Marzo- y tiene un precio de 15.50 euros, pudiéndose encontrarse en todas las librerías. Como es un tomo único, ya para mí está clasificado dentro de los libros en peligro de extinción, porque en la actualidad desgraciadamente todo lo que encuentras en las librerías son sagas interminables y trilogías inacabadas.

Os dejo aquí los links de interes, como la web de Carolina Lozano, y la web de Taibhse.

Y nada más por mi parte, espero que dejéis comentarios sobre qué os pareció el libro a vosotros, y si os gustó tanto como a mí.

¡Nos leemos!

11 comentarios:

Megami dijo...

todas las reseñas que he leido lo pintan bien, a ver que me parece a mí, es el que estoy leyendo ahora!!

Besos!^^

Elwen dijo...

Madre mía, qué variables son las reseñas con este libro. He visto todo tipo de valoraciones, desde que lo ponen por los suelos pasando por todas las puntuaciones hasta la tuya. Qué locura, no termino de decidirme

Karo dijo...

Hmmm. "Taibhse" pinta bien, tal como lo reseñas. De momento, he leído solo opiniones buenas, pues... muy probable que algún día entre en mi estantería.

Leyna dijo...

A mí me gustó; lo leí rápido y la historia me agradó.

Lo malo es que como has dicho, toda la acción se concentra en el final.
No sé el libro en sí como que me aportó poco, creo que se podría haber sacdo más provecho a la trama.

Para mí un libro normalito ideal para pasar una tarde entretenida :)

¡Un besooo!

Mel B* dijo...

Jajaja es la reseña más divertida que he leído de este libro x)
Que bueno que es único!
Estoy inundada de sagas T^T
Lo apuntaré a la lista ;)
Un Beso/

Cloe dijo...

Hay reseñas de Taibhse para todos los gustos y colores XD.

Lo terminé de leer hace un par de días. Me ha gustado, pero no me ha llegado tan al alma como a ti ;P.

Izzy 13 dijo...

A mí también me gustó. Un poco crepusculiano pero lo leí rápido. Coincido contigo en que es muchísimo mejor que Diabólica.

Un beso

Elizabetha Souvre dijo...

A mi me gustó, creo que todo la acción se concentra en el final porque es un libro de caracter psicológico más que de acción

Buenísima reseña

^^

LIZ

barnsdale11 dijo...

¿¿¿¿¿¿El carácter de Melinda Gordon???????? ayayayaayyayayay qué miedo me estás dando O.o

Me has dado un par de sustos en la reseña, pero seguiré confiando en tu buen criterio. Y yo soy de aquellas por las que pasará tu librito en el tour, así que más te vale que no te equivoques ;)

Shashira dijo...

Megami: espero que te gustara, ¿me dirás cuando lo termines?

Elwen: Sí, yo también las he visto de todos los colores, pero no sé, es el típico libro que o te gusta o lo odias a muerte.

Barnsdale: Quién sabe amiga XDDD ¡espero que si no te gusta no me mates! Pero creo que al menos si no te gusta tanto como a mí, al menso te va a agradar, estoy segura ^^

Narayani dijo...

A mí me ha gustado bastante. Coincido contigo en todo lo que comentas así que no puedo aportar mucho más sobre el libro. En mi blog he escrito una breve (en comparación con la tuya) reseña sobre el libro :-)

Lo que sí me gustaría decirte es que me ha gustado mucho tu reseña y que me pasaré por aquí a menudo para leer más cosas.

Saludos!