2 ago. 2010

Lo que hice por Amor de Susan Elizabeth Phillips


Aquellos que seguís el blog con algo de regularidad ya habréis leído no una, sino varias veces, lo fervientemente admiradora que soy de esta autora. Mi primer contacto con los libros de Phillips fue gracias a mi tocaya Cloe, que me habló por primera vez de sus libros, sobretodo de la afamada y premiada serie Chicago Stars. Luego le siguieron Toscana para dos, Fancy Pants y Primera Dama. Después de terminar con todo lo que se ponía por delante de Phillips, quedé completamente fascinada y enganchada como una maldita quinceañera a esta señora. Hace un par de meses más o menos conseguí los cuatro primeros de los siete que hay en total (de hecho, ahí está la reseña del primero, Tenías que ser tú) y buscando el resto en la sección romántica de El Corte Inglés encontré este libro del que no tenía ni idea.

Sinopsis extraída de Lecturalia.com (que por cierto, no es la misma que la del libro y he acortado un tanto para no espoilear demasiado):

No es fácil ser famosa cuando tu vida se cae en pedazos.

Georgie York ha sido abandonada por su marido, una famosa estrella de cine; su propia carrera está yéndose por el retrete; y su imagen pública como heroína romántica en un culebrón corre grave peligro. Antes de saber cómo, Georgie disfruta de un matrimonio falso, de un marido falso, y tal vez (o quizá no) de sexo falso. Ahí están la terrorifica ama de llaves de Bram; el insistente padre de Georgie; el agente más pelota del mundo; ese frío directivo de los estudios; ¡y la nueva
esposa de su ex marido, una pacifista internacional que bien podría ser
merecedora de ese estupido premio, el Nobel de la Paz!

Dos enemigos trabajando sin guión bajo los brillantes focos del plató ... allí donde las emociones más fuertes pueden llevar sorprendentes disfraces.


Georgie York es una actriz treinteañera que ve como su carrera cae en declive desde que su ex marido Lance la abandonara por la majestuosa y altuistra Jade y ésta quedara embarazada del hijo que debería haber sido suyo. Para liberarse del estrés que provoca ser una estrella Holliwoodiense superglamurosa y tremendamente exquisita que suda purpurina, nuestra Georgie abandona unos días la ciudad caótica de Los Ángeles para acomodarse en la viciosa Las Vegas. Y como la ciudad de las luces ominipresentes es un pañuelo, se encuentra entonces con Bram Shepard, un ex compañero de trabajo, con pintas de playboy playero, que provocó la cancelación de la serie que ambos protagonizaban, Skip y Scooter, y que los había lanzado a la popularidad, por lo que, obviamente, nuestra espectacular Georgie lo odia a muerte. Shepard es un Draco Malfoy en ciernes: Frío, calculador, egoísta, narcisista porque puede y bastante buenorro gracias a los genes de la naturaleza -tatuaje molón incluido-. La cosa es que coinciden en una fiesta, la comida, el alcohol y las luces estroboscópicas les confunden las mentes como a Dinio, y sin saber cómo, Georgie amanece al día siguiente sin recordar nada, desnuda en la cama de Bram... y muy, muy casada.

Con los paparazzis por todas partes, ambos llegan al acuerdo de fingir estar casados al menos durante un tiempo, el suficiente para que el ego de Georgie se vea mínimamente vapuleado y la fama de fiestero de Bram desapareza. La cuestión a deducir: ¿qué pasará mientras tanto entre nuestros Skip y Scooter?

Lo que hice por amor es una novela divertida, con unas situaciones que te hacen más de una vez sonreír y unos personajes entrañables. Sin embargo, no tiene nada que ver con lo anteriormente escrito por Phillips. Esta novela relata de forma exacta la peor cara de Hollywood, poniendo énfasis en lo que deben pasar los actores y actrices al verse acosados. Te deja claro que no es oro todo lo que reluce, y la serie de mentiras y engaños que deben llevar a cabo los protagonistas para ocultar sus verdaderos intereses dan fe de ello.

Una de las premisas de Phillips para meternos en la trama es encontrar una situación lo suficientemente estrambótica y estrafalaria para meter a los protagonistas en candela, aunque en este caso creo que el comienzo es un tanto cliché. Pese a que no lo he visto en libros, la situación de irse a la Vegas y acabar casada con un tipejo que odias es carne de cañón a la hora de hacer películas románticas -como esa de Ashton Kutcher y Cameron Diaz, ¿cómo se llamaba?-. Sin embargo, el toque original se da en que Bram y Georgie se conocen de antes y, para más ende, se odian hasta más no poder. Por un lado, Georgie no le perdona a Bram que la serie se cancelara por su culpa, y por otro, éste no soporta que nuestra Georgie sea una niñita de papá. Haciendo acopio de valor y mucha paciencia, ambos tendrán que aprender a soportarse y dar el pego delante de los paparazzis si no quieren verse convertidos en lo que se conoce en la jerga del celuloide como "juguete roto".


Georgie siguió a Bram como nunca había hecho antes con Lance.

- Una estrella del pop con pájaros en la cabeza puede permitirse casarse en Las Vegas y cancelar su matrimonio antes de veinticuatro horas, pero yo no. Y tú tampoco. Dame algo de tiempo para pensar.

- Por mucho que pienses nada nos librará de este lío.

- ¡Cinco minutos! Eso es todo lo que necesito -Georgie señaló el televisor- Mientras esperas, puedes ver porno.[...]

- Necesito una copa.

Bram sacudió el auricular en su dirección.

- El keroseno arde mejor y más deprisa.
Tanto Bram como Georgie son unos protagonistas de carácter fuerte, con personalidad y lleno de secretos y defectos. Georgie York lo ha tenido todo en la vida, pero no tiene vida. Vigilada primero por su padre y luego por su ex marido. Su vida ha estado centrada en hacer comedias románticas y crearse una imagen de niña decente frente a los periodistas. No tiene buena relación con su padre, y odia que los paparazzi la persigan a todas partes mientras relatan su vida palmo a palmo.

Bram por otro lado es un tío que ha visto lo mejor y lo peor de la fama: De vivir en un suburbio a ser la estrella de américa, y finalmente convertirse en un adicto a los excesos. Licenciado en mentiras y especializado en cinismo, Bran Shepard es lo que podría llamarse el niño malo de Hollywood, ¡revuélvete en tu tumba, James Dean!

Junto a ellos estarán Chaz, el ama de llaves veinteañera y punk de Bram que parece sacada de un psiquiátrico; Aaron, el chico regordete y friki que trabaja para Georgie o Paul York, el representante y padre sobreprotector de Georgie que no ve con muy buenos ojos que su hija se haya casado con Bram. Personalmente me quedo con Chaz, que es uno de los personajes más huraños y divertidos de todos los libros de Phillips.

Una de las cosas a destacar del libro es que todos los secundarios tienen su propia historia dentro de la trama principal, y ninguna cae en los tópicos habituales. Los que leemos a Phillips estamos acostumbrados a tener una historia de amor protagonizada por secundarios -generalmente cincuentones que han tenido muy malas experiencias- pero en este caso TODOS los personajes tienen su propia historia. Cada uno a su estilo irán encontrando su lugar en la vida, descubriéndose a sí mismos y madurando a medida que transcurre la trama.

PERO... y esta vez es un pero negativo, se ve a la legua que Phillips se ha dejado influenciar por unos cuantos actores verdaderos a la hora de preparar algunas situaciones. Como ejemplo el caso del trío formado por Jade-Lance-Georgie, que se nota a tres mil kilómetros que Phillips estaba de parte de Jennifer Aniston cuando apareció en escena el huracán Brangelina. Vamos que hasta las escritoras más famosillas son asiduas a las revistas del corazón y al cotilleo. Además de que hasta que no llevas al menos cien páginas no se dejan ver a los verdaderos Georgie y Bram. Siempre están con el miedo de que haya una cámara, un paparazzi que les cojan in fraganti... una cosa es actuar para vivir y otra vivir para actuar. Demasiado frívolo y superficial.

Pasando a la trama, esta no tiene desperdicio. Los diálogos son increíblemente irónicos, las situaciones de lo más inverosímiles -especial atención a la escena en la que Bram le deja caer a Georgie que tiene novia y en la de la cuarentena por el SARS- sobretodo fijaros en el aderezo de que Bram es muy caradura y Georgie es demasiado inocente, por lo que siempre le está tomando el pelo y mintiéndole. Y es que los caracteres contrapuestos tanto de la pareja protagonista como de los secundarios dan para más de una situación en la que no pude evitar sonreír de oreja a oreja.

Aaron cogió un rollito y le pegó un mordisco.

- ¿Tienes mayonesa?

- No. - Chaz se llevó una muestra de un perfume a la nariz y lo
olfatéo-. ¿Cuántos años tienes?

- Veintiséis.

Tenía seis años más que ella, pero parecía más joven.

- ¿Fuiste a la universidad?

- Sí, a la de Kansas.

- Mucha gente que ha ido a la Universidad no sabe una mierda. -Chaz examinó la cara de Aaron - Tus gafas son patéticas. No te ofendas.[...]

- No creo que nadie con las cejas agujereadas tenga derecho a criticar a los demás.

Con el toque justo de romanticismo, una tensión sexual latente en el 90% del libro y una escena en un probador de un sex shop INOLVIDABLE -¡OMBram!-, Lo que hice por amor es una novela que bien puede no dejar el rastro de Heaven Texas o Solo Mío, pero sin duda te hará disfrutar sin dejarte con ese sabor empalagoso tan típico de las novelas románticas. Relájate en una hamaca, ponte protección, y... ¡bienvenidos a Hollywood!

Nota:

Datos adicionales: Lo que hice por amor se publicó este año -no sé si en Mayo o en Junio- bajo el sello de ediciones B. La podéis encontrar en cualquier librería -yo lo compré en El Corte Inglés- y su precio es de 18.00. Si queréis adquirir la serie Chicago Star, podéis encontrar los libros en edición de bolsillo por sólo 10.00 euros, así que yo que vosotros, si os gustan, recomiendo comprarlo más que nada por el precio, porque más barato dudo que los encontréis.

Y nada más por mi parte.

¡Nos leemos!

2 comentarios:

Oly dijo...

Muy buena reseña!! ^^
A mí también me encantó, y la escena del sex shop...madre mía! XDDD
Eso sí, "Lo que hice por amor" lo leí un par de días después de "Besar a un ángel".. por lo que perdió varios puntos xD

Anónimo dijo...

I love U SEP!