25 ago. 2010

Tres Deseos de Jackson Pearce


Hoy os traigo la reseña de un libro que me compré más por la portada que por otra cosa. Hace unos meses la editorial Molino, muy amablemente me había enviado un par de capítulos, pero la verdad es que cuando los leí no me hizo ni fú ni fá. De todos modos, un par de semanas atrás me acerqué a Quorum en Cádiz y lo vi allí, en la estantería de juveniles olvidado de la vida. El pobrecillo me estaba pidiendo a gritos que me lo llevara a casa, asi que, ¿quién soy yo para no dar de comer al hambriento? De paso, también me traje Tempus Fugit, del que próximamente habrá reseña, y encargué Besar a un ángel de Susan Elizabeth Phillips. Hala, pack completo al instante: Fantasía, ciencia ficción y romanticismo.

Enjoy!

Desde que su novio rompió con ella, Viola ha pasado los días deseando en silencio volver a tener a alguien que la quiera y, lo que es más importante, volver a ser parte de algo. Hasta que un día, sin darse cuenta, llama a un genio de otro mundo, que se quedará en el suyo hasta que la chica pida tres deseos. Genio está ansioso por regresar a su casa, pero a Viola le aterra desear, tiene miedo de no pedir lo correcto. Conforme los dos van pasando tiempo juntos, la línea entre amo y criado empieza a desdibujarse y Genio no tardará en reconocer que está enamorado de Viola.


Desde que su ex novio Lawrence rompió con ella y se declaró oficialmente gay, nuestra Viola no levanta cabeza ni aunque su vida depende de ello: Se siente sola y despechada, echa de menos a Lawrence y se ve como un bicho raro dentro de su antiguo grupo. Vamos, de esas que abundan en los libros y es carne de cañón para terapia psicológica. Lo único que Viola desea es dejar de ser invisible, tener su vida de antes, ser popular y encajar. Tanto desea y desea que aparece Genio, un tío cañón que viene desde Caliban, el país vete tú a saber dónde está, dispuesto a cumplir tres de esos deseos para Viola. Pero no todo es tan sencillo. Viola quiere ser feliz, y para ello tiene que meditar sobre lo que realmente quiere en este mundo, ¿amor, riqueza, ser Britney Spears? Mientras tanto, Genio queda atrapado a su lado, ansioso por regresar a Caliban y sin poder hacerlo, viéndose atado a una chica sensible y que no para de hacerle las preguntas más tontas del mundo a las que se ve en obligación de contestar. Pero pasa el tiempo, Viola sigue queriendo no desear, y Genio... bueno, quizá no este tan ansioso por regresar a Caliban como se imagina.


Lo primero que tengo que decir, es que pese a todo los fallos que yo pueda escribir en esta reseña, el libro no es malo. Es simplemente que quizá yo lo leí tan rápido -apenas me duró veinticuatro horas- que no le cogí el gusto tanto como quizá se merece, y que por ello tienda a ser más dura de lo que debería. También hay que aclarar que me lo leí justo después de Sangre Azul, así que el listón estaba demasiado alto, y Pearce no lo alcanzó ni de coña.

Con Tres Deseos, Jakcson Pearce hace su debut por tierras españolas, dejando a su paso una historia que intenta hacernos ver que la felicidad de uno no consiste en tener lo que uno más desea, sino lo que verdaderamente importa. Sin embargo, el canal escogido para lanzar este mensaje es de lo más aburrido. No, no me refiero al libro en sí, sino a Viola, alias la Deseosa de Indesear. Viola es de lo más insulsa, plana y tonta del mundo. Se lleva, y no exagero, más de la mitad del libro deseando idioteces por doquier: Que si quiero un novio, que si quiero ser buena artista, que si deseo ser popular, que qué pena de mí... es DESESPERANTE. Y pese a que cuánto más avanzas en el libro se palpan ciertos cambios, el personaje me sigue desesperando con sus idas de ollas y autocompasión.

Por otro lado tenemos al genio de la lámpara, que ni tiene lámpara, ni va en calzonas con medio cuerpo al aire, y mucho menos es azul. Este en cuestión es guapo, tiene cierta arrogancia, y unas ansias que se codea con la obsesión por volver a Caliban, el país donde los genios viven happy happy, son medio estériles y creen en el amor libre. Toma ya. Su nombre, como no podía se de otra forma, es Genio. Este personaje es interesante, no lo discuto, pero aún así tiene un algo que no acaba de encajar en el papel. Tiene carácter, pensamientos y avanza con el ritmo de la trama, pero a veces, no sé si será por la autora o por los diálogos con Viola, no veo yo que se le saque todo el jugo que pudiera dar en un principio. Este trocito es el más divertido del libro:

Abro los ojos y miro la televisión. Un rostro familiar aparece en la pantalla.

- ¡Oye, yo conozco a ese! Es uno de mis antiguos amos.

Viola levanta la vista del papel.

- ¿Quién?

- El tipo del abrigo largo. Sabía muy bien los deseos que quería pedir. Volví a
Caliban en veinte minutos.

No me acuerdo de su nombre, de hecho, ahora que lo pienso, nunca he sabido el
nombre de ningún amo hasta ahora. Viola abre los ojos y mira la pantalla
parpadeando.

- ¿Keanu Reeves? - pregunta ella, llena de asombro.

Asiento.

- ¿Y qué pidió?

- ¿No es evidente? - digo señalando con una mano la patalla - Fama.

- ¿Por eso es famoso? ¿Por un deseo?

- ¿No has visto sus películas? No habrás pensado que las consiguió por sus aptitudes de interpretación, ¿no?

Concedo deseos, no hago milagros.


Respecto al tema amoroso... bien, hay amor, eso no es discutible, pero el nacimiento de éste lo veo un poco forzado, y luego no se siente la química entre Genio y Viola como quizá uno espera. Es una relación bastante fría, sin pasión alguna, y aunque sabes que los sentimientos entre ellos existen, no acabas de verlo con claridad en ninguna de sus acciones.

Y ya los secundarios... pues son muy estereotipados, demasiado, y no hay ninguno que destaque sobre otro. Tal vez sobresalga Lawrence, pero con ese afán de ir detrás de Viola cual perro faldero en busca de su ama le resta simpatía al personaje.

El ritmo es constante, la narrativa pasable, y en general es distraído, pero no es un libro que deje huella especialmente. Si te apetece una lectura ligera, seguro que te gusta, pero no esperéis mucho porque tampoco es para tirar cohetes.

Nota:



Resumiendo: Si quieres distraerte, llevarte un libro a la playa y tener un rato agradable, Tres Deseos te proporcionará todo eso y algo más... pero ahí acaba la magia.

Adicional: Tres Deseos fue publicado en España bajo el sello de la Editorial Molino en Mayo de este año, y tiene un precio de 15.00 euros. Es un tipo de libro de los que ya apenas quedan en el panorama juvenil, una especie en peligro de extinción a causa del marketing y ansias de ganar dinero por enima del resto: Es un libro autoconclusivo. Así que no hay nada más que añadir.

Espero vuestras opiniones, tal vez os gustara mas que a mí. para gustos, los colores.

¡Nos leemos!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo me lo leí como novela de verano, simplemenete para pasar el rato y no me disgustó, más bien me entretuvo. La verdad esq lo recomiendo. :D