3 nov. 2010

Crescendo de Becca Fitzpatrick

Cuando leí Hush Hush en su momento hace cosa de un año a mí me encantó, pero cuando Ediciones B me envió el libro y lo volví a releer, ya no me gustó tanto como la primera vez. Quizá fue porque ya leyéndolo en un idioma que comprendo más me di cuenta de que el libro tiene fallos, y bastantes, o porque simplemente Nora me cayó como una patada en el culo desde que entró a escena, al igual que Vee. Si ahora releyera Hush Hush, seguramente le pondría un tres y medio.

Sin embargo, como pocas veces veces me ha ocurrido, la segunda parte me ha gustado mucho más que la primera. Mientras que Hush Hush nos daba una pequeña introducción de la trilogía –porque oficialmente ya lo es- Crescendo nos adentra mucho más en la trama, y tiene giros argumentales tan potentes que te dejan con la boca a bierta en más de una ocasión, por no hablar de que Patch es mucho Patch y yo sigo babeando cual adolescente con hormonas revolucionadas cada vez que sale a escena. Pero bueno, supongo que eso es algo que no solo me sucede a mí.


Crescendo nos sitúa dos meses más tarde de donde terminó Hush Hush. Ha llegado el verano para Nora, y
Sinopsis traducida por Ilonga.

Nora debió haber sabido que su vida estaba muy lejos de ser perfecta. Las cosas no le estan yendo bien a pesar de que comenzó una relación con Patch, su angel guardían, (quién, aparte del título, puede ser descrito como cualquier cosa menos angelical) y sobrevivió a un atento contra su vida.

Patch está comenzando a alejarse y Nora no sabe si es por el bien de ella o si se debe a que su interés ahora está dirigido hacia su archi-enemiga, Marcie Millar.
Cabe mencionar que Nora está siendo acechada por imágenes de su padre y se ha obsesionado con descubrir qué pasó en realidad con él aquella noche en que se fue a Portland y nunca regresó a casa.
         
Mientras más se envuelve en el misterio de la muerte de su padre, más se convence  Nora de que su sangre Nephilim tiene algo que ver con eso y con el hecho de que ella siempre parece estar más en peligro que una muchacha normal. Y ya que Patch no está contestando a sus preguntas y parece ser un obstáculo en su camino; ella tendrá que comenzar a encontrar las respuestas por su cuenta y confiando demasiado en el hecho de que tiene un angel guardián, esto la pondrá en peligro una y otra vez.
¿Pero de verdad podrá ella contar con Patch, o está él ocultando secretos más siniestros de lo que ella pueda imaginar?
con ello ocho semanas de descanso que pasará con sus amigos y con Patch, además de asistir a un seminario de química. Las cosas en la relación fucionan, pero todo cambia cuando Nora dice las palabras mágicas: “Te amo”, y con ello solo consigue que Patch huya despavorido cual enfermo de diarrea buscando un váter. En el mencionado seminario –y yo me pregunto: ¿qué diablos tendrán los americanos con las clases de quimica y biología?- Marcie, nuestra perra favorita, le deja caer a Nora que Patch apareció bajo su ventana anoche, es decir, la noche que la dejó plantada justo cuando le confesó sus sentimientos. Una cosa lleva a la otra, la muchacha se ofusca, y finalmente rompe su relación con Patch.

Y aquí entra en escena Scott Parnell, un amigo de la infancia de Nora que anteriormente se meaba en los pantalones, y ahora que ha regresado a su pueblo natal está más bueno que una tarta de queso (¡ñam!). Nada más verlo, Nora sabe que Scott no es trigo limpio: Es chulo, prepotente, narcisita y de vez en cuando da cierto repelús, así que nuestra prota no se muestra muy entusiasta cuando la madre de Mister Tarta de Queso la anima a que le enseñe el pueblo.

Scott parece que, aparte de tener un Doctorado Cum laude en Problemas y Ludopatía, siempre anda cerca de la debilidad de Nora: Patch, y es así como Nora descubre que su ahora ex novio, sale con su enemiga Marcie. Y mientras más se aleja de Patch, más cerca está de Scott, de meterse en problemas y de querer matar a Marcie. Por no mencionar que Nora está teniendo visiones de su padre muerto y que “alguien” le envía ciertos datos sobre su misteriosa muerte.

¿Dispuestos a saber más de esta historia? Pues adéntrate en Crescendo, y que los ángeles te ayuden, porque vas a descender hasta el Infierno.

Mientras que en Hush Hush el peso del libro recaía en la relación, Nora-Patch, en Crescendo se da un giro de ciento ochenta grados. Aquí Patch y Nora tienen sus momentos –a veces buenos, otros malos, y en su mayoría increíblemente calientes- pero aquí lo que te engancha –al menos a mi modo de ver- es el misterio que se cierra alrededor de Nora, Scott, Patch y Marcie; una historia que, os aseguro, os va a dejar con la boca abierta.

Para empezar, porque aunque yo sabía que Marcie iba a tener más protagonismo en este libro, no imaginaba que iba a ser un personaje tan importante dentro de la trama. Lejos de esa descripción superflua que teníamos de ella en Hush Hush, Marcie aquí aparece como lo que es: Una perra con todas las vocales y consonantes. Yo sé que es un personaje cuyo cometido es caer mal, porque lo hace, de eso no hay duda- pero yo le he cogido cierto cariño, incluso puedo llegar a entender porqué actúa como lo hace, aunque noe sté muy de acuerdo en las formas. Conoceremos más de ella, de su familia, y la causa del odio que siente por Nora. Además, es la tercera en discordia en la relación de ésta con Patch.

Y Patch, bueno, él sigue siendo igual que siempre: Misterioso, malo, parco en palabras, y terriblemente sexy. A pesar de ser protagonista, yo a Patch no lo he visto en Crescendo tan estrella como en su momento lo fue con Hush Hush. Me refiero a que sigue teniendo sus escenas y buenos diálogos, pero la autora no se ha centrado tanto en él como en el anterior libro, lo que me merece un diez, porque así sigue manteniendo ese halo de rebelde que tanto me gusta. Patch no ha cambiado tanto como se podría suponer. Conserva esa maldad que tenía cuando era un ángel caído, con sus vicios y aficiones –póker, billar, y estar alrededor de una buena pelea- y no pasa a formar parte de “Ñoños sin fronteras” lo que le da otro punto a su favor, y sí, porque estoy harta de que cuando un tío se enamora se lleve tooooooooooodo el santo día repitiendo Te amo, te amo, como si le fueran a dar dos euros cada vez que lo dice; es exasperante. Por cierto, en Crescendo se descubrirá cuál es el nombre de Patch, así que ya me diréis si os gusta o no. Yo creo que le va muy bien.

Y ahora pasemos a Nora, una protagonista tan Mary Sue que a veces me dan ganas de abofetearla. Sé que las comparaciones son odiosas, pero me importa un bledo porque esa ha sido mi impresión y la voy a dar: En Crescendo, Nora Grey ha cambiado su apellido, y ahora es Nora Swan. Así de claro, así de malo. Desde que su relación con Patch se va al garete, la chica no gana para tanta pelea, tanto embrollo, y tanto golpe. Nora está dispuesta a llamar la atención de Patch cueste lo que cueste, y para ello se vale de Scott y su predisposición para meterse en más de un lío. Allí donde se huele a puños de hierro, va Nora como un perro faldero mientras susurra; “Tal vez Patch así regrese a mí”, porque eso es en todo momento lo que Nora pretende cuando va con Scott, que Patch vuelva a fijarse en ella, caiga rendido a sus pies, y le dé la llave de la cadena que lleva en el cuello. Y cuando el tipo aparece y le salva el cuello, lo único que dice es: ¡Aléjante de mí! Como si el pobre mío fue la peste bubónica. Nora es, simplemente bipolar, de esos personajes que saben lo que quieren, pero su orgullo le impide dar el paso y encima cuando consiguen lo que queiren se retractan y vuelve a cambiar de carácter. Al igual que en Hush Hush, sigue siendo insoportable. En Crescendo sabremos algo más de su pasado, y creedme cuando os digo que fue una sorpresa de las grandes.

Y por último comentaré algo de Scott, ese nuevo personaje que pasa sin pena ni gloria. Scott Parnell es… hummm, una especie de capullo integral. Bebe, fuma, cría marihuana en su casa, tiene cierta tendencia a creerse el mejor, se mete en líos, debe dinero, tiene cierta tendencia ludópata… vamos, un caprichito de niño. Su madre le teme, Nora tiene un “ni contigo ni sin ti” con él, y como otros de la trilogía, tiene ciertos secretos que iremos descubriendo poco a poco. Como veréis, no hay mucho que decir sobre él.

Y ahora pasemos al plato estrella: la trama. Narrada en primera persona y desde el punto de vista de Nora, la trama, se mire por donde se mire, mejora conforme pasas las hojas. ADICTIVA, esa es la palabra clave, porque no hay nada que lo defina mejor. Me ha gustado cómo se sobrelleva el misterio, las divisiones que se hacen, las pistas equivocadas o certeras, las verdades a medias, conspiraciones, grupos etc. El ritmo mejora respecto a Hush Hush, quizá debido a que no se centra tanto en la relación nora-Patch y en las descripciones de los ángeles, nefilims, arcángeles etc etc, y aunque sigue manteniendo la misma estructura –planteamiento, misterio misterioso, desvelamos el misterio- los giros argumentales son tan cardíacos que no das abasto, por no mencionar ese final. Ese magnífico final que te deja un “¡No puede ser!” en los labios y que te hace tirarte de los pelos.

Nota:
                                    

                                            

En realidad es como un 4.5, pero me daba pereza poner el medio, y el cuatro me parecía poco. El único fallo del libro quizá sea que la autora no te da un resumen sobre el libro anterior, y si os pasa como a mí, que hace meses que lo leí y endima leo un montón, pues quizá os hagáis un lío y tengáis que recurrir a Hush Hush de ves en cuando para meteros en vereda. Por el resto, y exceptuando a Nora y a Vee, todo bien.

En definitiva, Crescendo es una segunda parte plagada de amor, misterio, y más de un paro cardíaco. Chicos sexys, perras de armas tomar, y peleas de un mundo dónde lo que parece blanco es negro, y lo negro es aún peor. Si crees que los ángeles son seres asexuales, Dios, espera a conocer a Patch, y veremos si cambias de opinión.

Crescendo es la segunda parte de la trilogía de Becca Fitzpatrick, cuyo primer título es Hush Hush, y que próximamente estará en las librerías españolas de la mano de Ediciones B, editorial que publicó en Junio el primer volumen, y Crescendo verá la luz en castellano en Enero del 2011. El tercer libro, titulado Tempest, saldrá a la venta el año que viene en EEUU, así que en España aún nos queda.

Y… nada mas por mi parte.

¡Nos leemos!





9 comentarios:

Leyna dijo...

Hush Hush me encantó, así que tengo unas ganas increíbles de devorar Crescendo, y más despues de leer tu reseña xD

Sé que lo voy a psar mal, por la actitud desesperante de Nora y por la relación Marcie-Patch (como se líen o algo así me da algo), pero sé que también voy a disfrutar con la historia y con todos esos misterios (¡ya estoy deseando saber de qué se trata!)

¡Un abrazo! ^^

ifigenia dijo...

Que sepas que te has ganado mi odio integral, porque yo crescendo no me lo pensaba comprar, porque hush hush no me emocionó, lo leí bien, pero no me emocionó, pero con lo que dices, pues me lo tengo que comprar sí o sí.

Besos.

pd: eso de ñoños sin fronteras, genial, me he partido con toda la reseña. Y sí, yo también adoro a los rebeldes sin causa como Patch.

pd: mi bolsillo te odia más que yo, xDD.

Anónimo dijo...

Hush hush!!!!!!!

I LOVE PATCH FOREVER!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Me ha encantado la reseña! Ahora tengo aun más ganas de leerlo !!

Lena dijo...

Una reseña muy divertida y con mucha razón, porque a mi también me pone de los nervios Nora, adoro a Patch y deja bien claro que NO es asexual ni mucho menos xD
Estoy deseando leer Crescendo xP

circemaia dijo...

gracias por la reseña, ahora me ha picado un poco la curiosidad, la verdad es que no me llamaba la atención pero creo que le voy a dar una oportunidad si viene asi con que la continuacion se va poniendo mejor, contrariamente a ti a mi me fastidia cuando hacen el resumen del libro anterior pero creo que tienes razon en eso de que es bueno para refrescar algunos aspectos y bueno nada más...
Ah he visto en tantos lugres hablar tan bien de ese tal Patch que ya me intriga sera que es asi de encantador como lo pintan?

Verota dijo...

He tenido el placer de leer Crescendo y te encuentro toda la razón, aunque para mí Vee es necesaria porque entre tanto lio y comedero de cerebro ella le pone el toque relax al momento y me saco varias sonrisas entre tanta tensión.

El final, toda la razón quedas como ¿Que?!!!!

Para mí, en Tempest (el tercero)sabremos realmente que sabe Marcie, qué quería Patch de ella realmente y lo que esconde la mamá de Nora.

cocina-dos dijo...

muy interesante y orginal
Buen trabajo, adelante
Saludos maños

Anónimo dijo...

A mi me encantaron las dos partes de la trilogìa Hush Hush,creo que el personaje de patch es el mejor,es muy atractivo,Nora es la clàsica damicela en apuros y està bueno,y el personaje de Vee està bueno por el humor que le aporta.Muero por leer Silence,la tercera parte,y ver como termina la historia de amor de este angel caìdo y una mortal.