22 nov. 2010

Damas de Honor de Jane Costello

¡Llegué!

He estado tres días sin Internet, por lo que no he podido publicar nada desde entonces. Llamé a la compañía telefónica, pero ésta como que hacía oídos sordos, diciendo que la culpa era del mal tiempo y que esperara. El caso es que me he pasado todo el fin de semana sin poderme conectar, sin teléfono y casi sin TV, menos mal que tener dos niños pequeños te distrae lo suficiente, pr no hablar de que el viernes fui a ver Harry Potter ¡wiiii! ya os contaré, ya os contaré. Además, mi mejor amiga, Meiko, me trajo de Dubai un par de libros que quiero enseñaros y de los que habrá reseñas próximamente. Están en inglés, obviamente, pero merece la pena echarles un vistazo. 

Pero por ahora,vamos a centrarnos en el libro de hoy.

Sinopsis:

Cuando falta menos de una hora para que su mejor amiga vaya camino del altar, Evie trata de llevar a cabo la tarea más importante que tiene como dama de honor: dejar a su amiga en el punto de partida.

Aunque las circunstancias no parecen jugar a su favor, al menos su confianza se ve reforzada por sus nuevas prótesis de silicona. Sólo hasta que el deslumbrantemente apuesto Jack las descubre asomando por su vestido. Evie es una periodista vivaz de veintisiete años que tiene los pies en la tierra, que nunca se ha enamorado y que empieza a creer que nunca lo hará. No es de extrañar que, ante la perspectiva de ser dama de honor en un buen número de inminentes bodas, se sienta completamente atemorizada. Sin embargo, cuando Jack comienza a ser una constante en las ceremonias, las cosas sin duda empiezan a ir mejor. Solo que, al descubrir que él sale con la despampanante y egocéntrica Valentina y tener un desafortunado incidente con un vibrador de veinticinco centímetros, no todo sale como Evie había esperado…

Las bodas, centro neurálgico para una crisis de histeria colectiva (¿Y mi ramo? ¿Y el vestido? ¿Dónde están los zapatos?) son los paisajes de estar desternillante comedia romántica. Evie Hart tiene una misión que cumplir ese año. A sus veinsiete años, esta periodista alérgica al compromiso tiene que hacer de dama de honor en las bodas de dos de sus mejores amigas y en la de su madre.  No es que a Evie no le guste la idea de casarse, es decir, le encantan las bodas y toda la parafernalia con la que va incluida, pero el caso es que ella no está hecha para el matrimonio. Sus ex novios forman una lista interminable (de hecho, en la boda de su amiga Grace se juntan tres) y lo máximo que ha durado con uno ha sido un mes. 

Por ello, cuando en la boda de Grace conoce a Jack (alias Action Man), un tío cachas, elegante e inteligente, las prespectivas de Evie no van más allá de un simple coqueteo. Sus sueños se ven rotos cuando descubre que Jack, hombre perfecto donde los haya, es el acompañante de Valentina, una de sus amigas, pero no exenta de cierto aire esnob y narcisista. 

Sin embargo el destino es cruel, y hará que Evie y Jack se reencuentren en cada boda o evento social que tenga, martirizándola. Poco a poco, Jack entrará a formar parte de la vida de Evie, y viceversa, pero aunque todo puede ir bien, en principio, habrá que lidiar con el mayor enemigo para que esta relación tenga un final feliz: El compromiso.

Junto a Grace, Valentina, Georgia y la tímida Charlotte, Evie luchará por conquistar a Jack, ser la dama de honor perfecta, y no morir en el intento.

¿Podrá esta inglesa sobrevivir al año de las bodas? 

Esta novela vino a mí gracias a la madre de un amigo, que cuando fui a su casa a merendar me la prestó, y luego me dijo que me la quedara porque a ella no le había gustado, y sinceramente, no entiendo el porqué.

Damas de Honor nos sumerge en el flamante, abullonado e inmaculado mundo de las bodas. Jane Costello aprovecha los enlaces para crear situaciones dispares, a cual más divertida e inverosímil, creando momentos en los que morirás de risa, o te sentirás identificada.

El libro está narrado en presente, primera persona, y desde el punto de vista de Evie Hart, una periodista afincada en Liverpool y cuya madre es adicta a combinar los colores del Arco Iris sin ton ni son. Junto a ella están sus cuatro amigas: Grace, que trabaja en un bufete y tiene dos hijas; Charlotte, una tímida cuyo peso hace temblar a Moby Dick; Georgia, la ricachona que aparenta no serlo y Valentina, la cazafortunas y borde del grupo.

Este libro tiene muchos puntos a favor. Podría empezar explicando que Evie, pese a que es mona y tal, es un personaje lleno de ironía y ese típico humor inglés que pocos entienden pero que a mí me encanta. Me conquistó desde que sus prótesis mamarias hicieron aparición estelar, y esto no ha cambiado a lo largo de los capítulos.  Con cada situación ( Desde un vibrador en una discoteca hasta un novio que te regala un conjunto sado en medio de una boda) Evie va cogiendo fuerza como personaje, e incluso hay veces, dejando a un lado el humor, que te sientes identificada con ella.

Luego están sus amigas, diferentes entre sí pero tan definidas y estructuradas que no puedes olvidarlas. En especial me gustó Valentina, con esa forma de hablar tan brusca y su "oh, pero qué buena estoy" todo el día en la boca. Pero también están Grace, Georgia y Charlotte. Ellas forman una porción importante del entramado, ya que aunque la historia se centra en Evie, ellas tendrán también su propio momento, ya sea debido a sus respectivas bodas, o por sus problemas personales.

Diría un poco más de Jack, pero la verdad es que es un personaje bastante insulso, que está pero me es indiferente en gran parte de la novela, por no decir quees el típico hombre que cae en una novela de este tipo: Alto, cachas, un tantodistante pero a la vez cercano.

Su historia de amor con Evie está bien, pero sin duda lo mejor del libro recae en las amigas, sus situaciones personales y sobretodo, en la amistad. Porque la amistad es algo que sale a colación cual mensaje subliminal durante todo el libro. Es como si Jane Costello te dijera que, pase lo que pase, sea un hombre bueno o un auténtico pelmazo, las amigas estarán ahí siempre, aceptándote tal y como eres, a las buenas y a las malas, y diciéndote no solo lo que tus oídos desean, sino la verdad, aunque esta sea dura y cruel. 

—¡Lo siento! Sé que llego tarde —dice Grace, con esa expresión de agotamiento tan típica de ella.

—Seguirte la pista esta tarde ha sido como tratar de localizar a Osama Bin Laden —digo.

—Lo sé, lo siento —repite—. He tenido a Adele al teléfono quejándose sobre un trato que he cerrado, y a mi madre quejándose porque Scarlett no quiere comerse la papilla de carne, y a los de la lavandería quejándose porque aún no he recogido la alfombra que llevé hace tres meses.

—Grace —le digo—, lo que realmente necesitas es tener tu propio departamento de atención al cliente.

—Bueno, ya estás aquí —dice Georgia, lanzándole su traje de dama de honor—. Así que ponte esto rápido.

—Sí, claro, no hay problema —dice Grace, cogiendo el vestido. Se da la vuelta y mientras se dirige al vestidor a grandes pasos, choca con Valentina en la entrada.

—Oh, Grace —dice Valentina, quien apenas disimula su horror al ver lo que tiene delante—. ¿Necesitas que te preste una cara nueva?

Grace frunce el ceño.

—Gracias, Valentina, tú también estás guapísima —dice, y le da un empujón al pasar.

—Lo sé —dice Valentina con una sonrisa—. Me hicieron unas pruebas de alergia y descubrieron que tengo intolerancia a la lechuga. No la he comido durante una semana y creo que mi piel ya lo nota. Está radiante.
 —¡Caray! ¡Estás genial! —digo, emocionada, y ella se pone colorada.

Lo que es una pena, porque si alguna vez no ha tenido motivos para ponerse colorada, es este.
Básicamente, Charlotte lleva un vestido de dama de honor que le queda bien. Además de la evidente pérdida de peso, el pelo y el maquillaje (resultado de los esfuerzos tanto míos como de Valentina) son tan sofisticados y glamurosos y tan poco característicos de la antigua Charlotte que parece otra persona.

—Estoy tan satisfecha con tu aspecto, Charlotte. Tengo habilidades ocultas, ¿verdad? —reflexiona Valentina—. Creo que peluquería y maquillaje son las áreas en las que destaco más.

—Eso mismo dijiste sobre las felaciones la semana pasada —recalca Georgia—. Me dijiste que podías conseguir que a un hombre se le pusieran los pelos de punta.

—Oh, sí —dice Valentina con una sonrisa—. Eso también.
 

Resumiendo, Damas de Honor encierra una de esas historias que te harán reír hasta morir, con momentos serios en los que puedes verte reflejada. Un libro donde el amor y la amistad guardan un lugar especial, aunque esté rodeado de sujetadores de cuero rojo y vibradores indecentes. Hará tus tardes más amena, rápido de leer y sobretodo, divertido. Si crees que Bridget Jones ha pasado a la historia, espera a leer las aventuras de Evie y sus amigas.

Nota:

                                          



Le resto un punto porque el personaje de Jack no lo trago. Así de simple, así de claro.

Damas de Honor fue publicado en España por la editorial Versátil en Mayo de este año, y lo podéis encontrar en cualquier librería por 19.90 euros. Es un poco caro, pero desde luego lo merece.

Y nada más por mi parte.

¡Nos leemos!

8 comentarios:

Selene dijo...

Debo reconocer que tener pavor de los libros de chicas + bodas, porque siempre he sentido aversión por el matrimonio. Así solo tal vez... y muy remotamente me atrevería con este libro

Leyna dijo...

Tengo ganas a este libro, tiene buena pinta, parece divertido y cosecha buenas críticas ^^

¡Un abrazo! :)

Carol dijo...

Me he reído un montón con este libro...y sobre todo he sentido vergüenza ajena en algunas ocasiones.

Estoy totalmente de acuerdo contigo, el personaje de Jack es de lo más más normalito...por no decir un muermo.

ifigenia dijo...

Pues lo tengo, le empecé y lo dejé, en la página 10, tendré que seguir con él, pero no sé si conseguirá suplantar a Bridget en mi corazón.

Besos

Liz dijo...

Jaja! m ehace falta algo para reirme un poco :D

besos!

La Biblioteca Encantada dijo...

He visto este libro en un millón de sitios, pero no había leído ninguna reseña sobre él (creo). La verdad es que no me llamaba nada la atención, pero después de leerte me ha parecido curioso. Puede que le dé una oportunidad ;)

¡Un saludo!

Lana.

Unknown dijo...

Hola me podrias enviar el libro por favor ?
arriagadanycolh@gmail.com

Nycol Arriagada dijo...

Hola me podrias enviar el libro por favor ?
arriagadanycolh@gmail.com