12 abr. 2011

El Club de los Corazones Solitarios de Elizabeth Eulberg

Cuando leí críticas de este libro, lo primero que me llamó la atención de él fue la portada y que tenía como banda sonora más de la mitad del repertorio de los Beatles, nada más. Por eso me lo compré. No sé vosotros, pero yo he crecido con sus temas, al igual que con las canciones de Mecano y Luz casal. Cuando era pequeña, todos los sábados por la mañana mi madre nos despertaba con una de sus canciones, y esa es una tradición que hoy por hoy, con casi veintisiete años, yo continúo en mi propio hogar.

Enjoy!

Sinopsis:


Yo, Penny Lane Bloom, juro solemnemente no volver a salir con otro chico en lo que me queda de vida.

De acuerdo, quizá cambie de opinión dentro de unos diez años, cuando ya no viva en Parkview (EE.UU.), ni asista al instituto McKinley; pero por el momento, he acabado con los chicos. Son unos mentirosos y unos estafadores. La escoria de la Tierra.

Sí, desde el primero hasta el último. La maldad personificada.

Algunos parecen agradables, claro; pero en cuanto consiguen lo que buscan, se deshacen de ti y pasan al objetivo siguiente.

Así que he terminado.

NO MÁS CHICOS.

Punto final.


Penny Lane lleva enamorada de Nate desde que tiene uso de razón, así que cuando sus hormonas sacan del armario los pompones y empieza una relación en serio con el muchacho, nuestra Penny prácticamente toca el cielo al son de Yellow Submarine. Pero cuando Nate le rompe el corazón, Penny Lane toma una drástica decisión: No más chicos. Se ha pasado los dieciséis años de su vida pensando en ellos, vistiendo para atraerlos, y yendo tras sus pantalones. Ahora, le toca pensar en ella, y ser tal y como desea.

Por ello, a Penny se le ocurre formar el Club de los Corazones Solitarios, un lugar donde sus miembros podrán ser ellas mismas, y ofrecerán amistad y apoyo a las otras socias en su afán por encontrar su propia identidad. Y lo que comienza como un pequeño club, se convierte en centro neurálgico de críticas.

Al ritmo del mejor rock de los años cincuenta y junto a los cuatro hombres de su vida -John, Paul, Ringo y George- Penny Lane cogerá fuerzas para enfrentarse, no sólo a sus propios miedos, sino a un instituto entero que no ve con buenos ojos que las chicas se hayan vuelto, digamos, excesivamente guerreras.

Después de haber leído el libro, El Club de los Corazones Solitarios está más cerca de ser una especie de chik-lit adolescente que otra cosa. Me recuerda un poco a Sexo en nueva York, aunque guardando las distancias: Un grupo de chicas que son amigas, y que se reúnen no solo para contar sus aventuras amorosas, sino para apoyarse unas a las otras. Un matrimonio platónico que pocos encuentran, pero que cuando se da es para toda la vida. Cambia el restaurante por un sótano donde tener pene es sacrilegio, la cama por una cita a un concierto, y ya tienes a una Carrie con dieciséis años.

El debut de Elizabeth Eulberg no ha podido ser más acertado. Lejos de ser el típico libro adolescente que pasa sin pena ni gloria, El Club de los Corazones Solitarios ofrece, no solo diversión, sino una perspectiva realista de lo que es ser adolescente en la actualidad, y como la amistad supera cualquier barrera, aunque haya chicos de por medio.

Personalmente me he sentido muy indentificada con el libro, en especial con Penny Lane. Esta estudiante promedio, con unos padres un tanto frikis y una mejor amiga que hace listas de chicos que luego no le hacen ni caso, tiene la genial idea de formar un Club donde la primera regla es simple: no saldrás con cerdos, sino con chicos. Pensarás en ti y no en ellos. Serás tú y no lo que quieran que seas. Poco a poco, Penny Lane avivará la llama de la rebelión femenina, harta de que en un instituto donde ir acompañada al baile de fin de curso y sentarse junto a los jugadores de fútbol es lo más.

Junto a ella estará Tracy, la mejor amiga de Penny Lane, que se pasa el verano preparando una lista de chicos con los que ligar y que, a pesar de llevar los nueve meses que dura el curso tras ellos, no le hacen ni caso. Tracy es divertida y borde, pero su afán por conseguir pareja la desvirtúa un poco. Este personaje me ha gustado mucho.

También nos encontraremos a Diane, la que fuera amiga de Penny Lane y a la que dejó de lado cuando empezó una relación con Ryan y se convirtió en uan de las chicas más porpulares del instituto. Ahora que su relación con Ryan ha terminado, Diane pretende ser amiga nuevamente de Penny Lane, y, por ende, también de Tracy, pero no lo tendrá nada fácil, sobretodo con ésta última.

Yo no estoy ya en la adolescencia, pero la he pasado, y me he sentido muy identificada con este libro, sobretodo porque yo tuve en su momento una Diane, aunque en mi caso Diane no regresó y nos quedamos Tracy y yo. Pero sí, me he visto reflejada en varios momentos, en algunas situaciones en las que te ríes recordando las tonterías que hiciste o dejaste de hacer, en que pudiste ser más buenas o más mala, pero que siempre fuiste tú. Porque quién no ha tenido dudas al respecto, de si somos así porque queremos o porque nos lo imponen, por nuestros pensamientos o por los bombardeos de mensajes subliminares de la sociedad.

Además, ese punto de que cada parte tenga una referencia de un tema de los Beatles que resume a la perfección lo que va a suceder, me encandiló. Yo siempre he sido muy pro-John y anti-paul, muy pro-Linda y anti-Yoko, y como ya dije, viví con sus canciones, así que sí, me ha dado buenos momentos y me ha gustado esa frescura que le ha otorgado.

No es un tema original, no es un libro con frases bonitas, o lleno de personajes memorables (más bien todos caen en los tópicos), pero tiene encanto, y una buena dosis de realidad que le da ese toque nosequé que te llega, ese enfoque divertido, juvenil y un tanto atípico que equilibra la balanza y te deja buen sabor de boca. 

Solo hay dos cosas que no me han gustado.

Una fue Diane, que no sé si es que me recordaba demasiado a mi ex amiga (estaba tan obsesionada por tener novio que pidió uno por Navidad, os lo juro) o es que tanta dulzura me dejó tan "empalagada" que no pude tragarla. El caso es que le hice una cruz y le grité "¡Atrás, Satanás!", y bueno, como pasan en estas ocasiones no volvió a molestar.  

Otro tema que no me gustó tanto fue que los personajes son muy típicos, tan típicos que sabes cómo va a acabar la protagonista despues de leer los tres primeros capítulos. Además el final es de lo mas cutre, comparado con el resto del libro. Parece que la autora tenía ganas de terminarlo, porque sino, no me lo explico.

Nota:


Al mejor ritmo de los Dioses de Liverpool, El Club de los Corazones Solitarios llenará tus tardes de momentos divertidos con de una narrativa ligera, fresca, y atrayente. Un libro que disfrutarás al máximo a pesar de sus típicos personajes y ese final tan espantoso que no le pega nada.

El Club de los Corazones Solitarios se publicó en Febrero en españa por la editorial Alfaguara. suprecio el de 15.00 euros, aunque yo lo compré en ebook, cosa de la que ahora me arrepiento, pero bueno, no pienso comprarlo dos veces. Milagrosamente, es uno de esos animales en peligro de extinción llamado libro único.

Y nada más por mi parte.

¡Nos leemos! 

4 comentarios:

Selene dijo...

jaajaja muy cierto los únicos son unos animales en extinción, la trama es llamativa pero seguiré esperando para leerlo tengo otros libros que me intrigan.

Athena Rodríguez dijo...

Pues este libro se ve muy atractivo, gracias por compartir la reseña, es una nota muy alta para los libros juveniles de hoy en día, eso debe obligarme a su lectura, jeje bueno ya lo anoté en mi wishlist :D

Leyna dijo...

Me gustó mucho ^^

Es una obra diferente, alegre y refrescante =)

Un besoteeeeeeee

La Biblioteca Encantada dijo...

Es cierto, el libro es muy predecible y lleno de tópicos, aunque me resultó una lectura agradable y con un buen mensaje para las adolescentes (y las no tan adolescentes que actúan de esa forma con los chicos, jajaja).

Besos,

Lana.