21 may. 2011

His Beautiful Samurai de Sedonia Guillone

¡Hola! He estado un poco desconectada esta última semana, pero es que tanto Víctor como Laura (mis dos hijos) cayeron enfermos, y he estado bastante ocupada, así que prácticamente he estado ejerciendo de mami-enfermera veinticuatro horas al día, y como consecuencia tuve que abandonar el blog durante estos días. De todos modos, aquí estoy nuevamente, con una reseña algo inusual... porque hoy, paravariar, vamos a tratar un libro con protagonistas masculinos que se lían entre ellos.

His Beautiful Samurai fue el segundo libro de temática homosexual que leí tras Menfis de Nimphie Knox; antes ya había leído algunas novelas con secundarios gays (como Cazadores de Sombras o La Hermandad de la Daga Negra), o series (Will &Grace) o manga yaoi (Gravitation), así que tras este historial creo que no es tan extraño que me lanzara a ello, aunque debo de admitir que no es un género que me entusiasme, y solo lo cojo cuando ando medio aburrida.


Como la sinopsis es un coñazo, os dejo la mía de cosecha propia:

Cuando varios cadáveres aparecen en Tokio, Toshi, un joven policía japonés, busca ayuda en John Holmes, un empático estadounidense que es capaz de revivir escenas de un crimen con tan solo pisar una habitación o tocar una persona. La química entre John y Toshi es inmediata, y lo que en un principio es una relación plenamente profesional, se convierte casi instantáneamente en algo más. El problema es que Toshi pertenece a una familia tradicional japonesa, y está comprometido desde la infancia prácticamente con una muchacha. Por otro lado, los asesinatos siguen dándose cada vez con más frecuencia, siempre con el mismo modus operandi: una katana atravesando a una pareja.

His Beautiful Samurai es una novela romántica paranormal, con tintes policiales, que narra la historia de amor entre John y Toshi, dos hombres unidos por una causa y separados por un mundo que a pesar de ser moderno no ve con buenos ojos que dos hombres puedan profesarse amor.

La novela en sí es bastante mediocre, con descripciones prescindibles, diálogos ñoños, y un ritmoen general lento. Quizá lo único destacable sea el marco en el que está envuelto la acción, que no es otro que la cosmopolita Tokio. A través de sus páginas, podremos conocer palabras y ritos japoneses que para todo aquel amante de Japón -y no tan amante- es una delicia, sobretodo en lo concerniente a un mundo tan misterioso como el de los samurais.

El tema policial, con ese toque paranormal, es todo un acierto, ya que fue la baza para mantenerme pegada  hasta el final, a pesar de que el libro, como ya dije, no me gustó en absoluto. También me gustó mucho los detalles que daba de los samurais, su código de honor, la forma que vivían y actuaban... realmente fascinante, sobretodo si no eresun experto en el tema. Sin embargo, la autora mete la pata en los últimos capítulos y la historia se va desinflando conforme avanzas, dejándonos con un final bastante simplón y totalmente típico.

Los protagonistas no son nada del otro mundo, y en mi opinión tienen un toque sensiblero que a mí no me va en absoluto, sobretodo el personaje de John. Cada uno tiene su papel y no evolucionan, sino que se estancan durante toooooooooooooda la novela. Toshi es el tipo duro, el típico "témpano de hielo" serio e impenetrable que parece no necesitar nada pero que carece de todo, ya que su familia no aceptó su homosexualidad y lo comprometió con una mujer, con la cual "debe" casarse por el bien de la familia.



John es el niño "bueno", un rubio fortachón, abierto y agradable, cuyo "don" no le permite tocar a nadie, o casi nadie, ya que está dispuesto a hacer una excepción con Toshi, evidentemente. Vamos, los típicos protas que se dan sea cual sea el género, que funcionará por los siglos de los siglos, pero que en este caso a mí me ha sacado de quicio. Quizá sea por tanto "Te quiero" "No, yo a ti más", o victimismo patente, pero a mí es que ninguno de los dos me ha calado.

Además, y esto es algo muy personal, pero creo que la autora ha estereotipado excesivamente los personajes, y me explico copn un ejemplo: en la novelas juveniles, por ejemplo, casi siempre la chica es la que debe ser rescatada, la que es o una nerd o alguien popular, pero siempre tiene un trauma etc etc. El chico suele ser misterioso, un chulo de playa a veces, un chulo de bandas otro, que por lo general tiene un séquito tras él pero, curiosamente, acaba con la chica que es más opuesto a él. A veces gusta y a veces no, pero no se puede negar que es un estereotipo frecuente y yo ya estoy HARTA. Bueno, no soy una experta en el tema, ¿ok? como ya dije, he leído poco de literatura homosexual, pero el hecho de que tú seas gay -al igual del hecho de que seas mujer- no quiere decir que tengas que actuar permanentemente como si tuvieras la menstruacion y cualquier asunto te hiciera llorar a lágrima viva, o tengas que actuar más femenino o más masculino. Y este, queridos amigos, es el caso de John y de Toshi, ya que ambos actúan en el lado drástico del asunto: Uno es excesivamente sensible, y otro excesivamente frío. Una pena, porque el libro podría haber dado más de sí.




Nota:




Beautiful Samurai es un libro donde se redescubre el mundo de los samurais bajo el paisaje del Tokio actual, cuyo atractivo reside en los detalles en los que hace hincapie la autora sobre este mundo tan desconocido. Una novelas con personajes ñoños, un ritmo lento y unos diálogos sin fuerza y baza. Totalmente prescindible, en mi opinión. 

Y por esta vez, voy a pasar de dar más datos y despedirme hasta mañana.

¡Nos leemos!

No hay comentarios: