22 may. 2011

After Dark de Haruki Murakami

Antes de comenzar con la reseña quiero dar un aviso: como el Miércoles voy a operarme de los ojos -van a ponerme lentillas intraoculares- seguramente el Jueves y Viernes estaré perdida de la vida, por lo que seguramente no habrá reseñas hasta el Sábado o el Domingo. A la semana siguiente me pondrán la lentilla en el otro ojo -osea, el día 1 de Junio-  así que volverá a suceder lo mismo. Aviso paraque no penséis que os he abandonado, sino que debo ausentarme por una fuerza mayor. Como nunca me han hecho una intervención de este tipo, ni conozco a nadie quese la haya hecho, no sé exactamente cuando volveré a estar al 100%, aunque creo que a principios de Junio ya estaré diariamente en el blog. De todos modos, pase lo que pase, os pido paciencia. 

Y ahora sí, la reseña.

Enjoy!


Sinopsis:

Cerca ya de medianoche, en esas horas en que todo se vuelve dolorosamente nítido o angustiosamente desdibujado, Mari, sentada sola a la mesa de un bar-restaurante, se toma un café mientras lee. La interrumpe un joven músico, Takahashi, al que Mari ha visto una única vez, en una cita de su hermana Eri, modelo profesional. Ésta, mientras tanto, duerme en su habitación, sumida en un sueño «demasiado perfecto, demasiado puro». Mari ha perdido el último tren de vuelta a casa y piensa pasarse la noche leyendo en el restaurante; Takahashi se va a ensayar con su grupo, pero promete regresar antes del alba. Mari sufre otra interrupción: la encargada de un «hotel por horas» pide que le ayude con una prostituta agredida por un cliente.

Dan las doce.

En la habitación donde Eri sigue sumida en una dulce inconsciencia, el televisor cobra vida y en la pantalla empieza a distinguirse una imagen turbadora ... pese a que el televisor no está enchufado.


Si Tokio de día es una ciudad misteriosa, de noche es todo un misterio por descubrir. En uno de sus barrios, uno de esos que parece sufrir una metamorfosis a partir de la medianoche, nos encontramos a Mari, una joven universitaria que ha decidido no volver a casa y pasar la noche leyendo tranquila en un bar. Justo entonces, aparece Takahashi, un músico un par de años mayor que Mari al cual conoció en una doble cita a la que Mari acudió junto a su hermana mayor, Eri, que descansa desde hace dos meses y parece no querer despertar de su eterno sueño.

A partir de la llegada de Takahashi, Mari sufre varias interrupciones -como la encargada de un Love Hotel o una prostituta que ha sido brutalmente agredida- y junto a ella, iremos conociendo en siete míseras horas las vidas de numerosos personajes de la noche, sus problemas, traumas, anhelos y cómo no, el amor. Todo un panorama surrealista y onírico que tiene como telón de fondo el Tokio más oscuro y visceral.

Murakami está de moda. Ya no solo porque hace poco salió a la venta su nueva novela, sino también porque en los cines de todo el mundo puedes ver -con suerte- la primera versión cinematográfica de Tokio Blues (Norwegian Wood), la novela más conocida del autor japonés. No podemos negar que Tokio Blues fue el trampolín de Murakami, y que hay un antes y un después de ésta novela. Pero Murakami es más que Tokio Blues, más que una historia de amor adolescente. Y uno de esos más, podría ser, After Dark.



Cuando lees After Dark, no puedes dejar de percibir que, pese a poseer ciertas diferencias respecto a otros trabajos de Murakami, tiene todas las características literarias del autor:

1º Su nombre viene de una canción de jazz (“Five Spot After Dark” de Curtis Fuller), género musical al cual Murakami es muy aficionado (hasta los años ochenta fue propietario de un bar de jazz en Japón llamado Peter Cat).

2º Trata el tema onírico, elemento que de una forma u otra siempre aparece en sus libros, así como la etapa post adolescente (universitaria) llena de claroscuros y la cual, tonterías aparte, da mucho juego.

3º Su narrativa es poética, con un toque mágico e irreal, bastante típica en la literatura oriental, todo sea dicho. En Murakami destaca no tanto lo que cuenta sino cómo lo cuenta: Sus personajes, diálogos, sentimientos. Se deja a un lado la trama para centrarse en la sensación que quiere transmitir el autor, que puede variar desde la soledad hasta la pasión de primer amor.

Murakami hace original la situación más cotidiana, y eso no es una opinión personal, sino un hecho. 

After Dark es uno de esos libros que cuenta sin contar, donde la trama es algo secundario y lo que realmente cuenta son los temas que se tratan. La novela nos da a conocer la vida nocturna de un barrio anónimo de Tokio, haciendo que varios personajes, que van desde el adolescente más charlatán, pasando por un hombre de negocio, una ex luchadora profesional encargada de un Love Hotel (hotel en el que la tarifa va por horas) prostitutas o una hermana con complejo de Bella Durmiente, se entrecrucen durante las siete horas que gobierna la luna, dando lugar a momentos cuajados de sentimientos reprimidos, esperanzas y sueños rotos. 

Los personajes no se conocen, pero las circunstancias hacen que lleguen a encontrarse -algunos, porque otros se encuentran y no hablan- y traten temas superficiales (música, amor, colegio) que van dando lugar a otros más profundos (como la inmigración, violencia de género, mafias o la protitución) desde un punto de vista objetivo, sin hacer énfasis en hacer una declaración de intenciones. Y es que After Dark es un espejo que intenta reflejar lo que se esconde tras la vida nocturna sin hacer una crítica social de ella.

Mari es la protagonista principal, y a través de ella conoceremos a todos los personajes (incluyendo a Eri) que se van dando alrededor de las siete horas. Personalmente creo que es un personaje que no obtiene la relevancia que pretende Murakami o que simplemente es uno de esos protagonistas que deben aparecer para llegar al resto, ya que los secundarios (en especial las trabajadoras del Love Hotel) van eclipsando al personaje. Mari es silenciosa, tímida, inteligente y un tanto arisca. Como todos los personajes de Murakami guarda un secreto, y junto a ella iremos descubriendo los misterios de los otros, que la toman en su mayoría por confidente, en especial Takahashi.




Takahashi Tetsuya fue compañero de clare de Eri, hermana de Mari, y conoció a ésta última en una doble cita. Es músico, estudiante de derecho, y charla por los codos. Takahashi es encantador, y quizá sea la luz de toda la novela, porque a pesar de ser un personaje en el fondo un tanto complejo, posee una sinceridad que le hace brillar entre tanto personaje oscuro. 

Eri es el personaje onírico de la historia, ya que a través de ella pasamos al mundo de los sueños. Las partes de Eri han sido las que más intrigada me han dejado, y sin embargo tanto detalle por parte del autor hace que sean, sin lugar a duda, las más aburridas a pesar de su originalidad. Tal vez sin tanta descripción hubiese quedado mejor.

Murakami crea una historia que va a caballo entre la novela y lo cinematográfico, haciendo enfoques de cámara, planos que se acercan y se alejan, lo que hace que el lector se llene de expectación, surrealismo y un poco de desasosiego. En After Dark hay un personaje omnisciente, que es el lector, que se entera, ve y sufre con el resto, participando sin participar en la vida de Mari, Takahashi y Eri. Tú, en todo momento, formas parte de la novela.


Nota:


En general, AfterDark es un cuento realista, duro y con algunos toques surrealistas lleno de personajes tiernos que tratan temas de actualidad y dejan patente sus limitaciones, sueños y tabúes. Un libro que se lee en una sentada y que, aunque no sea lo mejor del autor, se dejar querer.

After Dark fue publicada por Tusquets Editores en 2008, y su precio es de 17.00. Es libro único, y aunque es caro para las páginas que tiene (algo más de 250) merece muchísimo la pena, sobretodo es un buen libro para empezar a leer a Murakami.

Y nada más por mi parte. 

¡Nos leemos!

6 comentarios:

Cris dijo...

De Murakami he leído Crónica del pájaro que da cuerda al mundo y Kafka en la orilla; los dos me gustaron mucho, te dejan con una sensación extraña. Ahora tengo pendiente leer Tokio Blues, a ver qué tal es. Y respecto al que has reseñado, el argumento suena muy a Murakami así que intentaré hacerme pronto con él.

maryn dijo...

Me encanto el libro tienen una trama muy interesante y la portada no se queda atrás gracias por la reseña, bay cuídate.

maryn dijo...

Además espero que todo salga bien en la operación y tu recuperación sea rápida, bay cuídate.

La Biblioteca Encantada dijo...

Sólo he leído un libro de Murakami "Sputnik, mi amor", y lo que menos me gustó es que el elemento onírico salió de repente y sin avisar, no me lo esperaba y no me gusró. Tampoco el final abierto, pero sí la forma de escribir del autor. Prometí que le daría una segunda oportunidad, y claro, tengo en casa "Tokio Blues", así que digo yo que empezaré por lo que tengo más a mano ;)

Lana

PD: ¡No había oído hablar de esa operación! Me voy a informar porque yo tengo gafas y ya estoy cansada de llevarlas. ¡Ya nos contarás! Mucha suerte y que todo salga bien.

blancaalonso dijo...

AAAAAAH DIOS MÍO!! PERO PERO PERO PERO QUIÉN ERES?
en serio, me encanta este blog, llevo buscando mucho tiempo una cosa como esta, de verdad graciass!!

Blanca Alonso dijo...

AAAAAAH DIOS MÍO!! PERO PERO PERO PERO QUIÉN ERES?
en serio, me encanta este blog, llevo buscando mucho tiempo una cosa como esta, de verdad graciass!!