26 ago. 2011

El Espíritu del último verano de Susana Vallejo

Este es un libro que me envió EDEBÉ hace un tiempecillo. Como voy atrasada con las editoriales -muy atrasada, de hecho, porque aún tengo tres libros pendientes- voy intercalando las lecturas actuales con las de las editoriales, porque sino es que nunca voy a acabar.

Enjoy!

Un misterioso sueño hace volver a Fran a la Casa del Árbol, el lugar en el que su familia pasaba los veranos de su adolescencia y que ahora está a punto de ser destruido por las excavadoras para construir una nueva autovía. Allí rememora el extraño y mágico verano que vivió antes de convertirse en adulto, el último verano,cuyo espíritu todavía lo llama para cerrar un episodio no concluido.

Porque de pronto, después de tantos años y gracias a ese sueño en el que parecía su abuela, comprende dónde estaba escondido el tesoro. El tesoro de la reina mora.

 

Fran tiene un misterioso sueño, y en él, sale su abuela Flor, una anciana con la que pasaba todos los veranos. Con ese pálpito metido dentro, Fran regresa a la antigua Casa del Árbol, donde rememoraba lo que ocurrió en el último verano que pasó allí, donde el descubrimiento de un manuscrito sobre el tesoro de la reina mora dejó en el muchacho un recuerdo imborrable.

Más que un libro, El Espíritu del último verano es una historia corta enternecedora con la que muchos lectores pueden sentirse identificados de una u otra forma. En ella Susana Vallejo deja a un lado la magia, los vampiros y seres actuales que pueblan cada libro juvenil, centrándose más en la literatura a la vieja usanza: una breve historia hecha simplemente para otorgarle al lector unos instantes rememorando la inocencia pasada, los días de aventuras locas infantiles y el cariño de la familia.

Al ser muy cortito -son 150 páginas en total- la historia no se basa en la descripción o los personajes, sino más bien en los sentimientos del protagonista, Fran, y en lo que sucede durante su último verano alrededor de un grupo de familiares y amigos -en este caso amigas- bastante majetes y llenos de vida.

En líneas generales el libro me ha gustado. Se deja leer, es distraído y aunque no tiene fuegos artificiales, se hace querer. En mi opinión está más bien enfocado al público infantil que al juvernil.

El principio es bastante flojo y aburre, los diálogos son muy ñoños y el lenguaje usado en ellos muy anticuado -exclamaciones como ¡Caramba! ¡Venga, va! y cosas así que ya apenas se utilizan- pero el misterio del tesoro de la reina mora te engancha a la trama y puedes llegar perfectamente al final en una sola tarde. Además, no puedes evitar, como ya he dicho, sentirte reflejado de una u otra forma, ¿quién no ha ido a visitar a sus abuelos, quién no ha tenido amigos y jugado a los detectives con ellos? Imposible no ser Fran, ¿cierto?

En realidad poco más hay que decir de un libro que son ciento cincuenta páginas, salvo quizá que fue ganador del premio EDEBÉ de Literauta Juvenil.

Nota:

Ligero, bonito y sin mayores pretensiones. Perfecto para pasar una tarde agradable, El espíritu del último verano no es un relato de amor, acción o incluso aventuras, sino más bien un recorrido por los recuerdos de ahora un adulto Fran lleno de sentimientos y hermosos momentos. Una novela a la antigua usanza.

El Espíritu del último verano fue publicado por EDEBÉ en Marzo de este año, y lo podéis encontra en cualquier librería por el módico precio de 9.95 euros. No tiene continuación, por lo que pasa a ser parte de ese grupo infinitamente extraño y reducido de libros únicos. 

Agradecimientos a EDEBÉ.

 
Y nada más por mi parte.

¡Nos leemos!

2 comentarios:

Selene dijo...

no conocía este libro, un gusto leerte nuevamente.

Maria Urra dijo...

No me llama mucho, pero tiene buena pinta^^
Habrá que darle una oportunidad para ver que tal:D
Gracias por la reseña:)
Besos!!