17 oct. 2009

Marina de Carlos Ruiz Zafón


No hay libro de Zafón que no me haya leído, y tampoco existe una obra de éste escritor que me haya desilusionado. Marina representa la pequeña aventura del primer enamoramiento adolescente, ese que se te mete en la sangre, por el que vives y respiras, y que cuando eres mayor recuerdas con tanto anhelo y cariño. Pero Marina, es eso y mucho más, es un mundo oculto en la Barcelona de los años setenta, dónde el odio, los rencores del pasado y la esperanza de un futuro mejor conviven alrededor de unos personajes emotivos y llenos de solidez.

Sinopsis extraída de lecturalia.com:

Óscar Drai se marchó huyendo de sus recuerdos, pensando ingenuamente que, si ponía suficiente distancia, las voces de su pasado se acallarían para siempre. Ahora ha regresado a su ciudad, Barcelona, para conjurar sus fantasmas y enfrentarse a su memoria. La macabra aventura que le marcó en su juventud, el terror y la locura rodearon, curiosamente, la más bella historia de amor.

Óscar Drai es un adolescente que estudia en un internado de curas de la progresista Barcelona de los setenta. Un día, sin previo aviso, se cuela en un caserón que él cree abandonado y de dónde sale una hermosa melodía. Allí se topa con un hombre de cabello entrecano que le salta encima mientras está husmeando; asustado, Óscar huye despavorido hacia el internado, con la mala suerte de que en su huída se ha llevado algo que no le pertenece: Un reloj de bolsillo.

Carcomido por la culpabilidad, el chico decide presentarse en el caserón de nuevo con el fin de devolver el reloj y pedir disculpas... hasta que la ve. El mundo de Óscar se tambalea peligrosamente mientras observa a un ángel rubio pedaleando en su dirección. Delgada, alta y ataviada con un vestido blanco, Marina se puede calificar tan sólo como irreal, un sueño hermoso en el que te sumerges a través de esos ojos azules semejantes a piscinas de aguas claras que te analizan curiosos, llenos de seguridad e inteligencia. Con el primer "Hola" que sale de sus labios, Óscar ya sabe su sentencia: Se ha enamorado de Marina hasta la médula y más allá.

Pero ella no es fácil. Como mujer sabia que es, Marina está llena de secretos y verdades a medias, de las que sólo hace partícipe a Óscar cuando a ella le interesa, como la enfermedad de su padre -el dueño del reloj-. Una mañana, la joven lleva a nuestro protagonista hasta un cementerio olvidado en las calles más antiguas de Barcelona. Allí, los chicos observan de lejos la llegada de un carruaje negro, del cual baja una señora oculta por una capa y ataviada toda ella de negro. La mujer parece deslizarse flotando en el aire hasta una de las numerosas tumbas para depositar una rosa roja. Al marcharse, los niños se acercan, sólo para descubrir que no hay ningún nombre inscrito, tan sólo un dibujo de una mariposa negra grabado en la lápida.

Curiosos, Óscar y Marina están dispuestos a revelar el misterio que se esconde tras la mujer de negro y la tumba sin nombre... sólo para descubrir que hay secretos que es mejor no conocer.

No tengo palabras para calificar ésta obra. Tierna, espeluznante, surrealista, llena de aventuras, misterio y amor. Marina nos traslada a una Barcelona sepultada bajo los cimientos de la modernidad, llena de claroscuros y eternamente soñadora. Siempre en primera persona, Zafón relata a través de Óscar la vida de varios personajes, todos ellos entrelazados alrededor de una fábrica misteriosa, muertes sin resolver, y leyendas que tienen más verdad en ellas de las que uno de podía imaginar.

Aquí el terror gótico juega un papel muy importante en gran parte de la obra. El autor, fiel a su estilo, te va desmenuzando una historia que empieza mal y acaba peor, todo ello amenizado con la inocencia de Óscar y su amor fiel e incondicional por Marina. Es muy divertido observar cómo ella nunca deja entrever sus sentimientos hasta casi el final, a pesar de que es más que evidente que él bebe los vientos por ella.

Además, el libro empieza prácticamente donde termina, y todo él es, aparte de una novela, una gran carta dirigida a ese primer amor que es Marina para Óscar. Es sencillo y a la vez enrevesado; te hace morir de miedo y llorar al mismo tiempo para seguidamente echarte a reír. Dinámica, con unos personajes envidiables y sobretodo, inolvidables, Marina es un libro que toda persona debería llevar en el corazón y guardar como un tesoro en su biblioteca personal.

Yo, sinceramente, no le encuentro fallo a esta novela. Es magnífica, y aunque es anterior a La Sombra del Viento -se publicó por primera vez en 1999- es ahora que Marina se está dando a conocer gracias al filón y boom literario del autor. La novela la podéis encontrar en cualquier librería española en diferentes ediciones, desde la más cara -tapa dura, cuesta 18.00 euros- a la más asequible -de bolsillo, que son unos 8.00 euros-. Yo soy de la opinión que da igual cómo lo compres siempre y cuando permanezca inalterable el contenido, pero ya es cuestión de gustos.

Como siempre, espero que lo leáis y me contéis qué os pareció a vosotros ^^.

¡Nos leemos!

3 comentarios:

Lu dijo...

Qué libro más bello, Ale. Coincido en TODO lo que pusiste, todo. Y lo voy a leer hasta que se le caigan las páginas de viejo, porque es uno de los más hermosos que jamás he leído. Gracias por recomendármelo y por todos los libros que me pasaste/recomendaste. Un beso gigante, te quiero mucho amiga :D

Lograi el Luciérnago dijo...

Hmmm... Está en tareas pendientes...

Alma~ dijo...

Estaba pàsando distraidamente el cursor por las "etiquetas" cuando encontré: Marina

Casi me da un patatuz! Que bueno que escribas esta reseña! Yo nunca había leído al autor y (como todas las mañanas paso por la libreria luego del gimnasio para ver si tienen algo nuevo) hace tiempo que estaba dudando en comprármelo! Me has convencido.