19 oct. 2010

Mis Frikadas: My Queen

Como ya hacía tiempo que no escribía nada en este sección, decidí hablaros de un Dorama taiwanés que me gusta mucho y que terminé de ver hace muy poquito, y además que apenas tiene un año.

My Queen -o Bai Quan Nu Wang- tiene como protagonista a Shan Wu Shuang, una mujer treinteañera que intenta llegar a lo más alto del panorama periodístico, aunque para ello tenga que recurrir a los escándalos, y que tiene como deseo el casarse. Shan - la voy a llamar así porque el nombre se las trae- es una mujer independiente, un tanto mezquina y de carácter fuerte, que en una de sus "huidas" por salvar el material de un reportaje bomba conoce a Lucas, alias "El buenorro buenorrísimo".

Lucas es un "chico para todo", que lo mismo un día va de sustituto a una universidad para dar clases de karate como que te pone una bombilla al instante, y se gana la vida con ello. Shan entra en su vida cuando roba una bicicleta que él llevaba a un orfanato disfrazado de Santa Claus en uno de sus múltiples trabajos. Ambos, como el más topicazo entre los topicazos, se detestan en un principio-de hecho, él la apoda La mujer Voldemort, por lo malvada que es-, pero sus vidas se vuelven a cruzar en el momento que sus compañeros del periódico deciden gastarle una broma a Shan y surge cierta atracción, que acaba en la cama de Shan, con un Lucas desnudo en todo su esplendor.

El problema viene en el momento que la cartera de Lucas cae y Shan se da cuenta que Lucas tiene veinticinco años, frente a los treinta y tres de ella. Con un brote de histerismo por sombrero, Shan lo echa de su casa medio desnudo, y cuando vuelve a ver a Lucas, descubre dos cosas: La primera es que está frente a su nuevo vecino, y la segunda, y no menos importante, que Lucas es el nuevo fichaje del periódico.
Sin otra salida que soportar su presencia, Shan deberá luchar contra la fuerte atracción que siente por Lucas o, por el contrario, arrastrarlo nuevamente a la cama y terminar lo que comenzaron, a pesar de ese abismo de ocho años que los separa, ¿quién ganará, la mente o el corazón?

Siendo asidua espectadora de doramas, My Queen me llamó la atención porque, aunque la historia "mujer madura-yogurín del momento"  ya la había visto en el dorama "Oh my Lady" -pese a que este tiene un enfoque diferente- en éste caso la relación de los protagonistas va más allá de unos simples besitos, y aunque lo hace levemente y con más pena que gloria, llega a ese tema tabú en el mundo asiático: El sexo.  

Salvo por este dorama y la versión taiwanesa de Itazure Na Kiss, una no se suele topar con escenas de cama en un dorama o un morreo en condiciones, por mucho que uno lo desee y se trague la serie con la esperanza para que al final le sea arrebatada cuando no llega más allá de un simple "juntemos nuestros labios". Porque no hay cosa peor que llevarte dieciséis capítulos gritando a la pantalla "¡que lo beses ya, joder!" y que cuando lo haga no te transmita nada.

Esto no sucede en My Queen.

Bien cierto es que en su totalidad los protagonistas pasan las tres cuartas partes del dorama sin tocarse un pelo, pero hay una tensión sexual latente en todo momento que quita el sentido, acrecentadas con esos muy bien justificados ataques de celos por parte de Shan, que son dignos de mención -sobretodo cuando se mete en su papel de Teniente O´Neill o le dan ataques de madurez- y por esas insinuacioes directas que hace Lucas. Y aquí llegamos a lo que importa: Lucas. 

El actor se llama Ethan Ruan, que es el encargado de encarnar a Lucas,  y es de lo más atractivo, lo más sexy y lo más caliente que yo me he encontrado en el panorama asiático -aunque sigue sin superar a mi Hero Jaejoong ^^-. Os aseguro que si no caéis rendidas a sus pies, es que ya tenéis más fuerza de autocontrol que el señor Miyagi en sus buenos momentos en Karate Kid.  

Pero My Queen es más que un chico guapo, y una mujer de armas tomar. Este dorama te ofrece reírte minuto sí, y segundo también, adentratrte un poco más en esa complejidad que resulta la cultura asiática -yo eso de que a los treinta te consideren una soltero por no estar casa lo sigo viendo como algo un tanto arcaico-  y encariñarte con unos protagonistas y unos secundarios que maduran a ratos, y en otras ocasiones cruzan la raya de la excentricidad.

¿La pega? Que solo podéis encontrar el dorama subtitulado en castellano hasta el capítulo nueve, el resto os toca zampároslo en inglés si queréis saber el final enseguida, o si tenéis paciencia, esperar a que las chicas encargadas sigan con su fansub. Yo la vi mediante youtube, pero creo que por ahí la podéis descargar también, no sé dónde, pero se puede.

Y nada más por mi parte, espero que si lo veis, me digáis qué os pareció.

¡Nos leemos!

2 comentarios:

Viiic dijo...

Nada, tocara esperar xd
Gracias pro la recomendación ^^!

meikomiwa dijo...

¡Anda mujer!, no estoy acostumbrada a ver a un asiático tan... despelotado. Qué fotito.
NIÑAAA, estoy a punto de volverme histérica. Había olvidado que este dorama no está completo en español y... empecé a verlo y... y... ¿¡y ahora que $$&% hago!? ¡En inglés no me enteraría ni de la mitad!, además de que verlos online con mi churri-conexión...
En fin, buen dorama, dí que sí. Yo me he visto los dos primeros capítulos y algunas escenas de otros y estoy impaciente por saber qué va a ocurrir. Yiiii.
Por cierto, para terminar: acabo de enterarme de que son 21 capítulos; ¡no me esperaba que fueran tantos!

Ea, un beso loca. Ya te avisaré si consigo acabarlo ^O^

Meiko